TAMBIÉN CONOCIDO COMO

VEB, EBV, EBV VCA-IgM, EBV VCA-IgG, EBNA-IgG, EA-D IgG

Para facilitar el diagnóstico de la mononucleosis infecciosa; para distinguir entre una infección por el virus de Epstein-Barr (EBV) y otras enfermedades que pueden cursar con síntomas similares; para evaluar la susceptibilidad a la infección por EBV.

¿Cuando hacerse el Análisis?

Cuando se tienen síntomas de mononucleosis pero la prueba para la mononucleosis es negativa; cuando una mujer embarazada tiene síntomas similares a los de la gripe; cuando una persona asintomática ha estado expuesta a otra persona con mononucleosis.

¿QÚE ES?

El virus Epstein-Barr (EBV) es un virus que causa una afectación leve o moderada. Esta prueba detecta anticuerpos frente al EBV y es de ayuda para establecer el diagnóstico de una infección por este virus.

La infección por EBV es muy común. Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) estiman que cerca del 95% de la población se ha infectado por el EBV antes de los 40 años de edad. El virus se transmite fácilmente entre personas. El virus se encuentra en la saliva de las personas infectadas, de tal manera que la infección puede propagarse por contacto íntimo como por ejemplo por besos o por compartir vasos o cubiertos.

Después de la primera exposición al EBV, existe un período de varias semanas antes de que el individuo presente síntomas, conocido como período de incubación. Durante la infección aguda, el virus primero se multiplica y posteriormente los síntomas se resuelven a medida que la cantidad de virus va disminuyendo. No obstante, el organismo no se libera totalmente del virus, sino que permanece latente en el organismo durante toda la vida y puede reactivarse, aunque raramente ocasiona problemas a menos que la persona esté inmunodeprimida.

La mayor parte de la población se infecta por EBV durante la infancia y presenta pocos o ningún síntoma. Sin embargo, cuando la infección se da en la adolescencia, el EBV causa mononucleosis infecciosa, ocasionando fatiga, fiebre, dolor de garganta, inflamación de los ganglios linfáticos, agrandamiento del bazo y en algunos casos también del hígado. Estas manifestaciones pueden ocurrir en un 35% - 50% de adolescentes o adultos jóvenes y suelen resolverse en uno o dos meses.

La mononucleosis suele diagnosticarse por los signos y síntomas, por los resultados del hemograma y por el resultado obtenido en la prueba de la mononucleosis (en la que se determinan anticuerpos heterófilos). Un 10% - 20% de la población, aún teniendo mononucleosis, no presenta anticuerpos heterófilos; esto es especialmente cierto en niños. La determinación de los anticuerpos frente a EBV permite establecer si los síntomas son debidos a una infección aguda (actual) por el EBV.

Es importante distinguir la infección por EBV de otras enfermedades, como puede ser el caso de las embarazadas. Esta prueba permite distinguir entre una infección primaria por EBV, que no afecta al desarrollo fetal, e infección por citomegalovirus (CMV), por herpes simple o toxoplasma (toxoplasmosis). Estas 3 últimas infecciones ocasionan complicaciones en el embarazo y pueden resultar perjudiciales para el feto. También resulta importante descartar una infección por EBV y pensar en otras posibles causas de los síntomas, como por ejemplo un faringoamigdalitis estreptocócica (dolor de garganta debido a la infección por el estreptococo del grupo B), que debe tratarse con antibiótico. Pueden existir simultáneamente ambas infecciones, por estreptococo del grupo B y por EBV.

Existen varias pruebas que permiten detectar diferentes tipos y subclases de anticuerpos contra el EBV. Los anticuerpos son proteínas sintetizadas por el sistema inmune del organismo en respuesta al ataque de diferentes antígenos del EBV. Durante la infección primaria por EBV, estos anticuerpos aumentan y disminuyen a diferentes tiempos. La medida de estos anticuerpos en sangre permite establecer un diagnóstico y proporciona al médico información acerca del estadio de la infección, a la vez que le permite saber si se trata de una infección activa, reciente o anterior.

  • Anticuerpos frente al antígeno de la cápside viral (anticuerpo VCA-IgM) son los primeros que aparecen después de la exposición al virus; tienden a desaparecer a las 4-6 semanas.
  • Anticuerpos VCA-IgG emergen durante la infección aguda y alcanzan el pico máximo a las 2-4 semanas; posteriormente disminuyen lentamente, se estabilizan y se mantienen durante toda la vida.

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

Los anticuerpos contra el EBV pueden solicitarse cuando existen síntomas que sugieren una mononucleosis infecciosa y la prueba de la mononucleosis es negativa, y cuando una mujer embarazada tiene síntomas similares a los de la gripe y se quiere determinar si los síntomas se deben a una infección por EBV o por cualquier otro microorganismo. Entre los síntomas y signos asociados a la mononucleosis se incluyen:

  • Fatiga
  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Inflamación de ganglios linfáticos
  • A veces, aumento del tamaño del bazo y/o del hígado

La determinación de estos anticuerpos puede solicitarse cuando se quiere establecer si ha existido un contacto previo con el EBV. La determinación puede repetirse siempre que el facultativo quiera monitorizar las concentraciones de anticuerpos y/o cuando la primera determinación ha sido negativa y persiste la sospecha de que los síntomas se deben a una infección por EBV.

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

La interpretación de los resultados de las pruebas para determinar anticuerpos frente al EBV debe realizarse minuciosamente. Debe tenerse en cuenta los signos y síntomas que refiere el individuo así como la historia médica del individuo en cuestión. Es posible que el médico necesite contactar con un especialista en enfermedades infecciosas.

Cuando un individuo presenta anticuerpos ACV-IgM es probable que tenga una infección por EVB y que ésta se encuentre en sus fases más iniciales. Si además la persona tiene síntomas asociados a mononucleosis, es más que probable que el diagnóstico sea mononucleosis infecciosa, incluso cuando la determinación de la mononucleosis (anticuerpos heterófilos) es negativa.

Si los anticuerpos ACV-IgG y los EA-D IgG son positivos, es altamente probable  que el individuo tenga o haya tenido recientemente una infección por EBV.

Si el ACV-IgM es negativo pero los anticuerpos ACV-IgG y los EBNA, son positivos es probable que la persona haya sufrido una infección previa por EVB.

Si una persona asintomática presenta el ACV-IgG negativo, seguramente nunca habrá estado expuesta al EBV y será vulnerable a la infección.

De forma general, aumentos progresivos de los niveles de ACV-IgG tienden a indicar una infección activa por EBV, mientras que su disminución tiende a indicar que la infección por EBV se está resolviendo. Sin embargo, la interpretación de los resultados de los anticuerpos contra el EBV debe realizarse con cautela puesto que la cantidad de anticuerpos presentes en la sangre no se correlaciona con la severidad de la infección o con el tiempo que durará la misma. Es posible que existan niveles elevados de ACV-IgG y que se mantengan elevados de por vida.

¿Cuál es el tratamiento de la infección por el virus Epstein-Barr (EBV)?

El tratamiento es fundamentalmente de soporte e incluye descanso y reposición de líquidos; además se tratan los síntomas. Es importante evitar realizar deporte o coger peso durante varias semanas o meses para evitar la rotura del bazo. No existe ninguna medicación antivírica o vacuna para acelerar la curación o para prevenir la infección.

¿Pueden los adultos tener la mononucleosis?

Sí, aunque no suele ser frecuente puesto que la mayor parte de la población ya ha estado expuesta al virus siendo más joven. Cuando esto sucede, se tiende a tener menos inflamación de los ganglios linfáticos y menos dolor de garganta, y contrariamente, más agrandamiento del hígado e ictericia.

¿Se puede desarrollar una mononucleosis si ya se ha tenido una infección por EBV?

No. Una vez superada la infección por EBV, la mononucleosis no se puede padecer. Sin embargo, se pueden presentar síntomas parecidos a los de otras infecciones víricas. En personas que tienen el sistema inmune debilitado o suprimido, el virus puede reactivarse y causar enfermedad.

¿Por qué se conoce a la mononucleosis como la "enfermedad del beso"?

Porque el EBV se encuentra en la saliva de las personas infectadas y se transmite fácilmente con los besos. También puede propagarse, especialmente en niños, por la presencia de saliva en manos y/o juguetes, o por compartir cubiertos o vasos.

EBV viral antígeno de la cápside (VCA) - IgG
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Para facilitar el diagnóstico de la mononucleosis infecciosa; para distinguir entre una infección por el virus de Epstein-Barr (EBV) y otras enfermedades que pueden cursar con síntomas similares; para evaluar la susceptibilidad a la infección por EBV.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?