TAMBIÉN CONOCIDO COMO

VHB, anti-HBs, HBsAg, Antígeno de superficie VHB, HBeAg, anti-HBc, anti-HBc IgM, anti-HBe, ADN-VHB.

Para detectar, diagnosticar y/o seguir la evolución de una infección por el virus de la hepatitis B (VHB); para determinar si la vacuna contra la hepatitis B ha producido el grado adecuado de inmunidad; a veces, como orientación al tratamiento y para evaluar su eficacia.

¿Cuando hacerse el Análisis?

Si se presentan factores de riesgo para contraer la infección por el VHB o si se tienen signos o síntomas de una infección por el VHB; si se planifica un tratamiento inmunosupressor o una quimioterapia y se puede haber estado expuesto al VHB; si se está siendo tratado por una infección por el VHB.

¿QÚE ES?

Las pruebas de la hepatitis B permiten detectar si existe o ha existido una infección por el virus de la hepatitis B (VHB). Pueden detectarse proteínas víricas (antígenos), anticuerpos producidos en respuesta a la infección o material genético (ADN) del virus. El patrón de resultados obtenidos permite identificar una infección activa o conocer el estado inmunitario del individuo como consecuencia de una exposición anterior al VHB.

Una hepatitis se caracteriza por inflamación y aumento del tamaño del hígado. Reconoce varias causas, entre las cuales la infección por diversos virus. El VHB es uno de los cinco virus causantes de hepatitis víricas; los otros cuatro son los virus A, C, D y E.

El VHB se transmite por contacto con sangre u otros fluidos biológicos de una persona infectada. La exposición puede tener lugar por ejemplo compartiendo jeringuillas entre consumidores de drogas por vía intravenosa o por mantener relaciones sexuales sin protección alguna. Las personas que viven o viajan a áreas en las que la hepatitis B es prevalente están expuestas a mayor riesgo. Las madres pueden pasar la infección a sus bebés, normalmente en el momento del parto o poco después del nacimiento. El VHB no se transmite por cogerse de las manos, al toser o al estornudar. No obstante, una vez fuera del organismo, el virus puede sobrevivir hasta una semana, incluso en sangre seca, y por este motivo puede transmitirse entre personas si se comparten maquinillas de afeitar o cepillos de dientes.

Muchas personas infectadas por el VHB desconocen que lo están. Se dispone de una vacuna para prevenir la hepatitis B. La vacunación sistemática en la infancia se implementó en 1991 y por este motivo según los CDC (Centers for Disease Control and Prevention), los casos de hepatitis B han disminuido significativamente.

La evolución de la hepatitis puede variar desde una forma leve que dura unas pocas semanas hasta una forma crónica más grave que dura años. Algunas veces, la infección crónica por el VHB acarrea complicaciones graves como cirrosis o cáncer de hígado. Entre las formas o estadios de la hepatitis B se incluyen:

  • Infección aguda - presencia de signos y síntomastípicos, con pruebas de cribado positivas
  • Infección crónica - infección persistente en la que las pruebas de laboratorio detectan el virus, y se acompaña de inflamación del hígado
  • Estado de portador (inactivo) - infección persistente pero sin inflamación hepática; un portador es una persona que aparentemente goza de buena salud pero alberga el virus y potencialmente puede infectar a otras personas
  • Infección solucionada - ya no existe ninguna evidencia de infección; las pruebas de detección del ADN y del antígeno del virus son negativas y tampoco existen ya signos ni síntomas de inflamación del hígado (a pesar de que muchas veces el virus permanece en un estado latente o inactivo en el hígado)
  • Reactivación - se detecta nuevamente infección por el VHB con lesión hepática en una persona que era portadora o que había conseguido vencer la infección; este estado suele detectarse en personas que reciben quimioterapia, o tratamiento inmunosupresor por tener enfermedades autoinmunes o a consecuencia de un trasplante de un órgano.

A pesar de ser una infección potencialmente grave, la infección aguda por el VHB en adultos suele actualmente resolverse por sí sola en la mayoría de casos. Los bebés y los niños tienden a desarrollar una forma crónica de la infección más fácilmente; alrededor de un 90% de bebés infectados evolucionará hacia una forma crónica de la infección. Entre el año y los cinco años de edad, el riesgo de desarrollar una forma crónica de la infección disminuye entre un 25% y un 50%. Por encima de los 6 años, tan solo entre el 6% y el 10% de las infecciones por el VHB pasan a ser crónicas.

La mayor parte de las personas con una forma crónica de la infección por el VHB no presenta síntomas. Los signos y síntomas de la hepatitis B aguda son muy similares a los de otros tipos de hepatitis e incluyen fiebre, cansancio, náuseas, vómitos e ictericia. En una hepatitis aguda se produce un daño hepático y el hígado no es capaz de funcionar normalmente. No puede procesar toxinas o productos de desecho del organismo como la bilirrubina. Durante la enfermedad, los niveles de bilirrubina y de los enzimas hepáticos en sangre pueden aumentar. Si bien estas pruebas indican al médico que puede existir una hepatitis, no aportan información acerca de la causa de la misma. Para conocer la causa de la infección se debe recurrir a pruebas específicas.

Existen varias pruebas que permiten realizar un cribado de la infeción en ausencia de síntomas y signos, determinar si la infeccción es aguda o crónica, monitorizar una infección crónica y la eficacia del tratamiento. Las pruebas realizadas inicialmente incluyen:

  • Antígeno de superficie de la hepatitis B (HBsAg)
  • Anticuerpo frente al antígeno de superficie de la hepatitis B (anti-HBs)
  • Anticuerpos totales frente al antígeno core de la hepatitis B (anti-HBc)

Otras pruebas adicionales pueden ser:

  • Anticuerpos de tipo IgM frente al antígeno core de la hepatitis B (anti-HBc, IgM)
  • Antígeno "e" de la hepatitis B (HBeAg)
  • Anticuerpo frente al antígeno "e" de la hepatitis B (anti-HBe)
  • ADN vírico del VHB
  • Genotipado de la hepatitis B

Las pruebas de la hepatitis B se pueden emplear con distintas finalidades. Algunas de ellas detectan anticuerpos producidos en respuesta a la infección por el virus de la hepatitis B (VHB); algunas detectan antígenos producidos por el virus y otras detectan el ADN vírico.

A continuación se enumeran los principales usos de las pruebas del VHB:

  • Para detectar una infección aguda por el VHB - antígeno de superficie del VHB (HBsAg), anticuerpo de tipo IgM frente al antígeno del core del VHB (anti-HBc, IgM). Es posible que se soliciten junto con pruebas específicas para hepatitis A y para hepatitis C
  • Para diagnosticar una forma crónica de la hepatitis por VHB
  • Para monitorizar una hepatitis crónica por VHB y su tratamiento
  • Para detectar una exposición previa al VHB en personas inmunocomprometidas (en las que el virus puede reactivarse)

Algunas otras razones secundarias por las que se realizan estas pruebas incluyen: el cribado de la infección de la hepatitis B en poblaciones de riesgo o en donantes de sangre, determinar el estado de portador, detectar infecciones previas (con la inmunidad subsiguiente) y determinar la inmunidad alcanzada después de la vacunación.

Normalmente se usa un conjunto de pruebas para determinar la causa de unos signos y síntomas agudos mientras que posteriormente, una vez diagnosticada la infección, se emplea otro conjunto de pruebas para monitorizar una posible progresión de la enfermedad, para detectar una infección crónica y/o un estado de portador.

A pesar de que estas pruebas son específicas para el VHB, pueden utilizarse otras pruebas de función hepática como ALT, AST y GGT para monitorizar la evolución de la enfermedad. En algunos casos es necesario realizar una biopsia hepática para evaluar el alcance de la lesión.

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

Las pruebas específicas para el virus de la hepatitis B se utilizan cuando aparecen signos y síntomas asociados a hepatitis aguda, para determinar si se deben realmente a una infección por el VHB. Entre los signos y síntomas se incluyen:

  • Fiebre
  • Cansancio
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas, vómitos
  • Dolor abdominal
  • Orina oscura
  • Heces descoloridas
  • Dolores articulares
  • Ictericia

Las pruebas de la hepatitis B pueden solicitarse cuando otras pruebas como ALT y/o AST están alteradas. A veces, así es como se detectan ciertos casos de hepatitis agudas, ya que cursan con síntomas leves que podrían confundirse con los de la gripe. En el caso de las hepatitis crónicas, es más frecuente que no se presenten signos ni síntomas y por ello lo habitual es detectar la infección cuando las pruebas anteriormente citadas están alteradas.

HBsAg puede solicitarse como herramienta de cribado cuando una persona cae dentro de alguna de las categorías de alto riesgo para desarrollar una hepatitis B crónica. Desde Septiembre del 2008, los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) recomiendan realizar la prueba HBsAg a:

  • Profesionales sanitarios
  • Personas nacidas en áreas con prevalencia de HBsAg superior al 2% (por ejemplo, Asia y África)
  • Personas no vacunadas cuyos progenitores proceden de áreas con prevalencia de HBsAg mayor al 8%
  • Varones homosexuales
  • Personas con elevación de los niveles de enzimas hepáticos (ALT y AST) sin causa aparente
  • Personas con algún problema médico concreto que supone un estado de inmunosupresión, como receptores de órganos
  • Embarazadas
  • Personas en contacto íntimo con infectados por el VHB
  • Personas infectadas por el VIH

Las pruebas de la hepatitis B pueden realizarse regularmente cuando se monitorizan infecciones crónicas por el VHB. HBsAg y HBeAg suelen medirse cada seis a doce meses, ya que en algunas personas HBeAg desaparece por sí solo (más raramente HBsAg). En personas tratadas por una infección crónica por el VHB se pueden emplear HBeAg y el ADN del virus para conocer si el tratamiento está siendo eficaz.

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

Las pruebas para la hepatitis B pueden solicitarse individualmente, aunque a menudo se solicitan combinadas, en función del motivo que causa su solicitud. Los resultados de las pruebas se interpretan conjuntamente. A veces, el significado que puede tener un resultado depende totalmente del resultado obtenido en otra de las pruebas. Es importante destacar que no todas las pruebas se realizan en todos los individuos.

Monitorización del tratamiento de la infección crónica - si los resultados indican que existe una hepatitis B crónica, el individuo se puede beneficiar de tratamiento, y la eficacia del mismo puede monitorizarse con HBe-Ag, anti-HBe y ADN del VHB.

  • si durante el tratamiento HBe-Ag se negativiza y anti-HBe es positivo, el tratamiento será seguramente eficaz y se podrá interrumpir al cabo de unos 6-12 meses.
  • con la prueba del ADN se mide la cantidad de virus presente en sangre. Un resultado elevado indica normalmente que el virus se está replicando y que el tratamiento no es efectivo. Un resultado bajo o por debajo del límite de detección de la técnica indica que el virus no está presente en sangre o que se encuentra en una cantidad tan ínfima que no puede detectarse. Esto suele indicar que el tratamiento ha sido eficaz.

¿Hay algo más que debería saber?
Una infección por el VHB puede lesionar al hígado y transmitirse a otras personas a pesar de que no se tengan síntomas. Es por este motivo que se recomienda la realización de las pruebas en caso de posible exposición al VHB.

En los bancos de sangre se realiza un cribado del ADN del VHB, del antígeno de superficie (HBs-Ag) y del anticuerpo del core (anti-HBc) a todas las unidades de sangre donadas. En caso de reacciones positivas, se informa a los donantes de sangre implicados y se les recomienda que acudan al médico para que valore su estado de salud.

En caso de haber resultado expuesto al VHB, la administración en las primeras 24 horas de una dosis de globulina inmune de la hepatitis B (HBIG, por sus siglas en inglés) evita la infección.

Existe también una prueba que permite determinar la cepa concreta del VHB causante de la infección; se trata del genotipo o genotipado del virus de la hepatitis B. No obstante, se emplea esencialmente con finalidades de investigación.

El virus de la hepatitis D (VHD) es otro virus que puede causar infecciones hepáticas aunque sólo serán posibles en el caso de que el individuo ya esté infectado por el VHB. Una persona puede infectarse por los dos virus simultáneamente (coinfección) o primero infectarse por el VHB y posteriormente por el VHD (superinfección). La incidencia del VHD es baja. No existe vacuna para el VHD pero como tan sólo produce infección en presencia del VHB, puede prevenirse su infección con la vacuna del VHB.

¿Es necesario realizarse todas estas pruebas ante la posibilidad de estar infectado por el virus de la Hepatitis B (VHB)?
No. El médico determinará qué pruebas son las apropiadas, según los síntomas y la historia clínica.

¿Es recomendable vacunarse frente al VHB?

Los Centers for Disease Control and Prevention(CDC) recomiendan la vacunación en adultos pertenecientes a grupos de elevado riesgo, como personas que están en contacto íntimo con alguna persona infectada por el VHB, personas dializadas, personas con enfermedad hepática o enfermedad renal crónica, personas infectadas por el VIH o personas que necesitan tratamiento por alguna enfermedad de transmisión sexual, además de aquellas personas que viajan a países en los que la hepatitis B es frecuente. Es prudente recibir la pauta de vacunación a menos que en la historia clínica existan elementos que lo contraindiquen. La vacunación en bebés, niños y adolescentes está pautada en el programa estándar de vacunaciones. Una vez una persona se ha vacunado adecuadamente, la vacuna suele conferir protección frente a la infección para toda la vida.

¿Cómo se trata una hepatitis B?

No existe un tratamiento específico para las hepatitis agudas de tipo B. Se suele dar un tratamiento de soporte para aliviar los síntomas, como asegurarse de que el individuo mantiene mucho reposo y toma una cantidad suficiente de nutrientes y líquidos repartidos en varias tomas a lo largo del día.

Las formas crónicas de hepatitis B pueden tratarse con fármacos antivíricos como interferón, entecavir, tenofovir, lamivudina o adefovir. No obstante, no todas las personas necesitan tratarse y por otra parte, algunos de estos antivirales pueden tener efectos secundarios graves. A menudo se monitoriza de manera muy estricta a los individuos con hepatitis crónica para detectar si evolucionan hacia una cirrosis o un cáncer de hígado. Es importante comentar con el médico las posibles opciones terapéuticas, así como sus riesgos y beneficios.

Hepatitis B (HBV) Antígeno de superficie (HBsAg)
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Para detectar, diagnosticar y/o seguir la evolución de una infección por el virus de la hepatitis B (VHB); para determinar si la vacuna contra la hepatitis B ha producido el grado adecuado de inmunidad; a veces, como orientación al tratamiento y para evaluar su eficacia.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?