TAMBIÉN CONOCIDO COMO

LD, LDH, deshidrogenasa láctica, LDH total e isoenzimas LDH

Para ayudar a detectar alguna condición que genere daño o lesión tisular, como enfermedades hepáticas o enfermedades de la sangre, y para monitorizar su progresión; para establecer el estadio de ciertos cánceres, determinar su pronóstico y/o su respuesta al tratamiento; para evaluar fluidos corporales distintos a la sangre.

¿Cuando hacerse el Análisis?

Juntamente con otras pruebas, cuando el médico sospecha la presencia de una enfermedad crónica o aguda que causa destrucción celular o tisular; a veces cuando se ha diagnosticado un cáncer; cuando se presentan signos y síntomas de meningitis o cuando se acumula líquido en alguna parte concreta del organismo.

¿QÚE ES?

La lactato deshidrogenasa (LDH) es un enzima que interviene en reacciones metabólicas que conducen a la obtención de energía, y se encuentra en casi todas las células del organismo. No obstante, las células de corazón, hígado, músculo, riñones, pulmones y las de la sangre son las que presentan niveles más elevados de este enzima. Las bacterias también producen LDH. Esta prueba mide los niveles de LDH en sangre o a veces en otros fluidos biológicos.

LDH en sangre

En la parte líquida de la sangre (suero o plasma) tan solo existen pequeñas cantidades de LDH. Cuando existe daño o destrucción celular o tisular, las células liberan LDH hacia la sangre. Por esta razón, la LDH puede usarse como marcador inespecífico de lesión celular o tisular de cualquier parte del organismo. La LDH por sí misma no puede utilizarse para identificar la causa subyacente o la localización de la lesión tisular. Sí puede emplearse juntamente con otras pruebas en la evaluación o monitorización de trastornos que ocasionan daño tisular, como enfermedades hepáticas, de células de la sangre o cánceres.

LDH en fluidos biológicos

A veces, cuando existe un daño, inflamación o infección de alguna parte concreta del organismo como cerebro, corazón o pulmones, se produce una acumulación de líquido o se altera la normal composición del fluido en cuestión. El nivel de LDH en el fluido evaluado puede resultar de utilidad para determinar la causa del trastorno. Por ejemplo, en la meningitis bacteriana la LDH está característicamente elevada en líquido cefalorraquídeo (LCR). La LDH también se utiliza junto con otras pruebas para establecer si el fluido acumulado, por ejemplo alrededor del corazón, de los pulmones o en la cavidad abdominal, es un exudado (asociado a daño tisular o a inflamación) o un trasudado (asociado a alteración del equilibrio que normalmente existe entre la presión en los vasos sanguíneos y el contenido de proteínas en sangre.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?

Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo. A veces se emplea algún procedimiento especial para obtener muestra de fluido orgánico (líquido cefalorraquídeo, líquido pleural, líquido peritoneal, etc.) de la zona afectada.

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

LDH en sangre

La determinación de LDH total suele solicitarse, juntamente con otras determinaciones, cuando existe una sospecha de daño celular o tisular. En caso de que exista un aumento de la LDH, pueden solicitarse otras pruebas adicionales como ALT, AST o fosfatasa alcalina que seran de ayuda para establecer el diagnóstico y para determinar qué órganos se encuentran implicados. Una vez diagnosticado el problema agudo o crónico, la determinación de LDH puede utilizarse regularmente para monitorizar la progresión del proceso y/o su resolución.

La determinación de LDH se puede solicitar también para monitorizar el daño causado por traumatismo o lesión muscular y cuando una persona presenta signos y síntomas sugerentes de una anemia hemolítica.

La LDH puede solicitarse regularmente en personas con cáncer.

LDH en fluidos corporales

Puede solicitarse por ejemplo la LDH en líquido cefalorraquídeo (LCR) cuando una persona presenta signos y síntomas de meningitis, o en líquido pericárdico, pleural o peritoneal cuando se acumula líquido alrededor del corazón, pulmones o en la cavidad abdominal, respectivamente.

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

LDH en sangre
Una concentración elevada de LDH suele indicar algún tipo de lesión tisular. Normalmente la LDH aumenta cuando se inicia la destrucción celular, alcanza un máximo al cabo de un tiempo y después empieza a disminuir. Los niveles de LDH están elevados en una gran variedad de situaciones, reflejando su amplia distribución tisular.

Una concentración elevada de LDH puede observarse en:

  • Anemia hemolítica
  • Anemia perniciosa (anemia megaloblástica)
  • Infecciones como mononucleosis infecciosa, meningitis, encefalitis, infección por el VIH
  • Sepsis
  • Infarto intestinal o pulmonar
  • Insuficiencia renal aguda
  • Enfermedades hepáticas agudas
  • Lesiones musculares agudas
  • Pancreatitis
  • Fracturas óseas
  • Cáncer testicular, linfomas y otros cánceres

Un aumento de los niveles de LDH puede indicar que el tratamiento frente a un cáncer (quimioterapia) no está siendo eficaz. En los cánceres, un nivel elevado de LDH suele indicar peor evolución y menor supervivencia. En algunas enfermedades crónicas y progresivas los niveles de LDH persisten moderadamente elevados a lo largo del tiempo. Niveles bajos o normales de LDH no tienen relevancia clínica; por ejemplo, si se ha ingerido una cantidad importante de ácido ascórbico (vitamina C), los niveles de LDH pueden estar disminuidos.

LDH en fluidos corporales

  • Líquido cefalorraquídeo (LCR) - niveles de LDH elevados indican que probablemente la meningitis es de causa bacteriana, mientras que niveles bajos o normales se asocian a meningitis víricas
  • En líquido pericárdico, pleuralo peritoneal, niveles elevados de LDH indican que el líquido acumulado es un exudado mientras que niveles bajos se asocian a trasudados. Los trasudados suelen estar causados por una insuficiencia cardíaca congestiva o por una cirrosis hepática. Las causas de los exudados pueden ser variadas y normalmente se requieren pruebas adicionales para establecer su origen.

¿Por qué es clínicamente útil la lactato deshidrogenasa (LDH) si no es una prueba específica?
La LDH es útil porque indica al médico que existe una lesión celular. De manera similar, pruebas como la proteína C reactiva indican que existe una inflamación en alguna parte del organismo.

¿Se puede hacer algo para conseguir que los niveles de LDH disminuyan?
No, la LDH es un indicador de lesión y volverá a alcanzar unos niveles normales cuando la condición subyacente se resuelva. Si una persona sufre algún trastorno crónico en el que se sigue produciendo lesión tisular, como puede suceder en enfermedades hepáticas, la LDH puede seguir manteniéndose elevada.

¿En qué consiste la medida de isoenzimas de la LDH?
Tradicionalmente, la determinación de los isoenzimas de la LDH se solicitaba para el diagnóstico y monitorización de infartos agudos de miocardio, sin embargo, la troponina ha sustituido totalmente a esta prueba. Raramente y a pesar de que la prueba que evalúa los isoenzimas de LDH no se realiza de manera rutinaria ni está disponible en todos los laboratorios, cuando no se halla la causa de un aumento de la LDH se pueden medir los isoenzimas para conocer qué órganos están afectados por la lesión tisular.

La LDH existe en distintas formas conocidas como isoenzimas. Aunque los diferentes isoenzimas de la LDH tienden a encontrarse concentrados en tejidos específicos, existe cierto solapamiento en relación a los tejidos donde se pueden encontrar. En general puede establecerse que las localizaciones de los isoenzimas son las siguientes:

  • LDH-1: corazón, hematíes, riñones, células germinales
  • LDH-2: corazón, hematíes, riñones (en menor cantidad que la LDH-1)
  • LDH-3: pulmones y otros tejidos
  • LDH-4: leucocitos, ganglios linfáticos, músculos, hígado (en menor cantidad que la LDH-5)
  • LDH-5: hígado, músculo esquelético

Saber qué isoenzima está elevado en sangre puede ayudar a localizar la lesión tisular y a conocer qué órganos pueden estar afectados.

Lactato deshidrogenasa
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Para ayudar a detectar alguna condición que genere daño o lesión tisular, como enfermedades hepáticas o enfermedades de la sangre, y para monitorizar su progresión; para establecer el estadio de ciertos cánceres, determinar su pronóstico y/o su respuesta al tratamiento; para evaluar fluidos corporales distintos a la sangre.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?