TAMBIÉN CONOCIDO COMO

Parotiditis; Prueba inmunológica para el Sarampión; Prueba inmunológica para la Parotiditis

Para diagnosticar una infección por el virus del sarampión o por el virus de la parotiditis; para conocer si una persona presenta inmunidad frente al sarampión o a la parotiditis debido a una infección antigua o a vacunación; para confirmar una infección por el virus del sarampión o de la parotiditis e investigar la fuente.

¿Cuando hacerse el Análisis?

Cuando una persona presenta síntomas o complicaciones sugerentes de una infección por el virus del sarampión o por el virus de la parotiditis; siempre que se necesite o se desee determinar la inmunidad frente al sarampión o la parotiditis; cuando aparece un brote de sarampión o parotiditis, para investigar el foco de infección y minimizarlo.

¿QÚE ES?

El virus del sarampión y el de la parotiditis son virus de la familia Paramyxoviridae. Ambos causan infecciones que generalmente se resuelven en algunos días, pero en ocasiones pueden causar complicaciones graves. Ambas infecciones pueden prevenirse a través de la vacunación. Una de las pruebas para detectar el sarampión y la parotiditis implica la detección de anticuerpos en sangre, los cuales se producen como respuesta a la infección.

El número de casos de sarampión y parotiditis ha disminuido mucho a lo largo de los años. Este descenso se debe a los amplios programas de vacunación contra el sarampión y la parotiditis. Aunque se dispone de vacunas individuales para cada uno de los virus, generalmente se utilizan vacunas combinadas, como la triple vírica, que ofrece protección simultánea contra el sarampión, la rubéola y la parotiditis. Recientemente, la mayoría de nuevos casos que han ocurrido han sido por brotes (epidemias), básicamente en personas que no habían estado vacunadas, especialmente en las que han viajado a países donde el sarampión y la parotiditis son más prevalentes.

El sarampión es una infección vírica muy contagiosa que se trasmite a través de las secreciones respiratorias. El virus infecta las células de los pulmones y de la parte posterior de la faringe, y después de  1 o 2 semanas de incubación, aparecen síntomas como fiebre alta, tos seca, enrojecimiento de los ojos, sensibilidad a la luz, aumento de la mucosidad nasal, dolor de garganta, pequeñas manchas blancas dentro de la boca, y una erupción característica que típicamente empieza en la cara y se disemina por el tronco y las extremidades.

La mayoría de las personas se recupera en unas dos semanas, pero hasta un 20% de los afectos desarrolla complicaciones que pueden incluir infecciones del oído, bronquitis, neumonía, diarrea, o más raramente encefalitis y ceguera. Las personas con malnutrición, con un déficit de vitamina A o inmunocomprometidas generalmente presentan una afectación más grave. Las mujeres embarazadas que contraen el sarampión presentan un mayor riesgo de aborto o de parto prematuro.

Todavía continúan existiendo pequeños brotes anuales de sarampión. La mayoría de los casos ocurren en personas que o bien no han sido vacunadas o no saben con certeza su estado de vacunación, y la mayoría de brotes están relacionados con viajes a países donde todavía existen brotes de sarampión.

El sarampión sigue siendo endémico en muchas áreas geográficas del planeta y siempre existe el riesgo de que las personas que viajan a estas zonas propaguen el sarampión. Además, todavía existe un porcentaje pequeño de personas sin vacunar (incluyendo niños que son demasiado pequeños para ser vacunados).

La parotiditis es una infección vírica que se trasmite a través de las secreciones respiratorias y la saliva. Después de un período de incubación de entre 2 y 3 semanas, la persona infectada desarrolla síntomas similares a los de la gripe como dolor de cabeza, dolor muscular y fiebre, que se siguen de una parotiditis característica – inflamación de una o ambas glándulas salivales (parótidas), situadas debajo de cada oreja. En la mayoría de los casos, la parotiditis es una condición leve y autolimitada, pero en algunas ocasiones pueden aparecer complicaciones como sordera parcial o permanente, inflamación de los testículos (orquitis) o de los ovarios (ooforitis), pancreatitis, meningitis o encefalitis.

La parotiditis, una enfermedad más leve que el sarampión, es mucho menos frecuente que hace unos años pero sigue siendo endémica en muchas partes del mundo. Se pueden producir brotes en entornos donde se favorece el contacto entre individuos como colegios, equipos deportivos, o residencias universitarias.

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

El análisis de anticuerpos IgG anti-sarampión o anti-parotiditis puede solicitarse cuando el médico desea determinar si una persona presenta inmunidad frente a uno de estos virus, ya sea por una infección antigua o por vacunación.

El análisis de anticuerpos IgG e IgM anti-sarampión y anti-parotiditis, el cultivo o la PCR pueden solicitarse cuando una persona presenta signos y síntomas característicos de sarampión o de parotiditis o ha estado en contacto con una persona infectada con estos virus, y presenta fiebre y algunos síntomas que pueden ser debidos a sarampión o a parotiditis. Estas pruebas generalmente se solicitan en una fase temprana de la infección.

Los signos y síntomas del sarampión se desarrollan entre 7 y 18 días después de la exposición y generalmente incluyen uno o más de los siguientes:

  • Erupción característica que típicamente empieza en la cara y se disemina por el tronco y las extremidades
  • Fiebre alta
  • Tos seca
  • Ojos llorosos, con enrojecimiento, y picazón
  • Sensibilidad a la luz
  • Aumento de la mucosidad nasal
  • Dolor de garganta
  • Pequeñas manchas blancas dentro de la boca

Los signos y síntomas de la parotiditis generalmente se desarrollan después de un período de incubación de entre 2 y 3 semanas, con síntomas similares a los de la gripe, como:

  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Fiebre
  • Seguidos por una característica inflamación de las glándulas salivales, por debajo de una o ambas orejas, conocida como parotiditis

Las pruebas también pueden solicitarse en caso de sospecha o confirmación de un brote, cuando existen varias personas que han quedado expuestas y presentan algunos de los signos y síntomas anteriores.

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

Análisis de anticuerpos

Cuando una persona que no ha sido vacunada recientemente presenta anticuerpos de tipo IgM anti-sarampión o anti-parotiditis, es probable que tenga una infección activa. Cuando existen tanto anticuerpos IgG como IgM, o existe un incremento de cuatro veces en las concentraciones de anticuerpos IgG entre una muestra en fase aguda y una en fase de convalecencia, es probable que la persona tenga una infección activa o la tuviera recientemente.

La presencia de anticuerpos IgG anti-sarampión o anti-parotiditis en una persona vacunada con anterioridad (con presencia o no de síntomas) significa que esta persona está protegida frente la infección (inmunizada). Si una persona no presenta anticuerpos IgG, se considera que no está inmunizada frente a los virus. Esto puede atribuirse a que la persona no ha estado expuesta a los virus,  a que no haya transcurrido suficiente tiempo para que se produzcan los anticuerpos IgG, o a que la persona no tiene una respuesta inmunitaria normal.

Aislamiento del virus (detección)

Un resultado positivo al cultivo del virus del sarampión o del virus de la parotiditis o un resultado positivo con la PCR para identificar material genético de los virus indican que existe infección.

SI se identifica una cepa específica del virus del sarampión o del virus de la parotiditis, la cepa en cuestión será la responsable de la infección. La información genética permite conocer la fuente de la infección, como por ejemplo, un viaje reciente a un país determinado o una exposición reciente a otra persona con una infección activa. Un resultado positivo a esta prueba facilita la monitorización de la propagación de la infección, la identificación de brotes y la prevención de nuevas infecciones.

¿Si al tener sarampión o parotiditis se desarrollan complicaciones, desaparecerán éstas una vez solucionada la infección?

La mayoría de las complicaciones desaparecen, pero algunas de ellas como ceguera, sordera y menos frecuentemente, daño de tejidos y órganos, pueden ser permanentes. La inflamación de los testículos (orquitis) que puede existir en algunos casos de parotiditis puede causar esterilidad.

¿Cuándo se suelen administrar las vacunas del sarampión y la parotiditis?

La vacunación frente a estas dos enfermedades se realiza en dos dosis, junto con la vacuna frente a la rubéola (triple vírica). La primera dosis de la vacuna se administra a los 12 - 15 meses de edad, y la segunda dosis aproximadamente a los 4 años. Si desea más información acerca del calendario de vacunaciones, acceda a este enlace.

 

Anticuerpos paperas, IgG
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Para diagnosticar una infección por el virus del sarampión o por el virus de la parotiditis; para conocer si una persona presenta inmunidad frente al sarampión o a la parotiditis debido a una infección antigua o a vacunación; para confirmar una infección por el virus del sarampión o de la parotiditis e investigar la fuente.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

Pruebas relacionadas

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?