TAMBIÉN CONOCIDO COMO

Tiempo de Tromboplastina Parcial Activada, TTP, aPTT

Como parte de una investigación de un episodio de sangrado o de un episodio trombótico (formación de un coágulo); para monitorizar el tratamiento anticoagulante con heparina estándar (no fraccionada); como prueba de cribado antes de una cirugía u otro procedimiento invasivo.

¿Cuando hacerse el Análisis?

Cuando se padece de sangrados o de formación de coágulos de manera inexplicable; ante abortos de repetición; cuando se está bajo tratamiento anticoagulante con heparina estándar (no fraccionada); a veces, como parte de un estudio preoperatorio.

¿QÚE ES?

El tiempo de tromboplastina parcial (TTP) es una prueba que permite evaluar la capacidad de formación de coágulos. Mide el tiempo que transcurre (en segundos) hasta que se produce el coágulo cuando, en el tubo de ensayo, se añaden ciertos reactivos al plasma (porción líquida de la sangre). El TTP evalúa la función y la cantidad de unas determinadas proteínas conocidas como factores de la coagulación, que son elementos esenciales en el proceso de la coagulación de la sangre.

Cuando se produce una lesión en un vaso sanguíneo o en un tejido y aparece un sangrado, el organismo pone en marcha un proceso conocido como hemostasia. En este proceso, unos fragmentos celulares conocidos como plaquetas se adhieren entre ellos en el foco de la lesión. Al mismo tiempo, se inicia la cascada de la coagulación, en la que se activan los factores de la coagulación. En el curso de esta cascada de la coagulación se forman unas hebras de fibrina que se entrecruzan entre ellas formando una red que se adhiere también en el foco de la lesión. Así, se forma finalmente un coágulo estable que impide pérdidas adicionales de sangre a la vez que permite que el tejido lesionado vaya cicatrizando.

Cada componente de este proceso hemostásico debe funcionar adecuadamente y estar presente en cantidad suficiente para asegurar que la formación del coágulo se producirá de manera adecuada. Si existe una deficiencia de uno o varios factores de la coagulación, o si alguno o varios de ellos no funcionan adecuadamente, es posible que el coágulo no se pueda formar y el sangrado no pueda controlarse.

Al realizar la prueba de TTP, se compara el resultado obtenido de la muestra del individuo con un intervalo de referencia establecido para el tiempo de coagulación. Si una persona tarda más en coagular, su TTP está prolongado. La prolongación del TTP puede ser consecuencia de un trastorno que disminuya o genere una disfunción de uno o varios factores de la coagulación. Más raramente puede ser atribuible a un trastorno en el que el organismo produce anticuerpos dirigidos contra uno o varios factores de la coagulación, repercutiendo por lo tanto en su función.

A veces, el TTP se prolonga debido a que el individuo está produciendo un tipo de autoanticuerpos conocidos como anticuerpos antifosfolípidos; estos interfieren con la prueba. La interferencia se produce porque estos autoanticuerpos van dirigidos contra unas sustancias conocidas como fosfolípidos, también empleadas en la reacción del TTP. A pesar de que los anticuerpos antifosfolípidos prolongan el TTP, su presencia en el organismo se asocia a una coagulación excesiva y por este motivo las personas que los desarrollan presentan mayor riesgo de formación de coágulos. El TTP puede ser útil en la evaluación de personas con signos y síntomas de coagulación excesiva o con un síndrome antifosfolípido. (Si desea más información, refiérase a Síndrome antifosfolípido).

A menudo el TTP se solicita junto con el tiempo de protrombina (TP). El médico evaluará los resultados de ambas pruebas para determinar la posible causa del episodio de sangrado o del episodio trombótico

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

La prueba del tiempo de tromboplastina parcial (TTP) puede solicitarse junto con otras pruebas como el tiempo de protrombina (TP) en las siguientes situaciones:

  • Sangrados o hematomas sin causa aparente
  • Formación de un coágulo en una vena o arteria
  • Coagulación intravascular diseminada (CID) - trastorno agudo que puede favorecer tanto la formación de coágulos como sangrados, y en el que los factores de la coagulación se consumen rápidamente
  • Trastornos crónicos como una enfermedad hepática, en los que está afectada la hemostasia

También puede solicitarse el TTP:

  • Cuando un individuo ha tenido ya un episodio trombótico o una mujer ha tenido abortos recurrentes, como parte de un estudio que incluya anticoagulante lúpico y anticuerpos anticardiolipina, o cuando se sospeche un síndrome antifosfolípido.
  • Regularmente cuando se administra tratamiento estándar con heparina. Cuando se cambia el tratamiento con heparina a un tratamiento a largo plazo con acenocumarol (Sintrom®) los efectos de ambos se solapan y por este motivo el TTP y el TP se monitorizan hasta que el individuo se estabiliza.
  • Antes de una intervención quirúrgica para evaluar la tendencia al sangrado, especialmente si la intervención quirúrgica conlleva un elevado riesgo de pérdida de sangre y/o si el individuo presenta una historia clínica de sangrados como, por ejemplo, sangrados nasales y hematomas que podrían indicar la presencia de un trastorno de la coagulación.

 

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

Los resultados del tiempo de tromboplastina parcial (TTP) se expresan en segundos. Si el resultado del TTP entra dentro del intervalo de referencia, se considera que el individuo coagula normalmente, a pesar de que podría existir alguna deficiencia leve de algunos de los factores de la coagulación. Es posible que el TTP no se prolongue hasta que los niveles del factor en cuestión no hayan disminuido hasta un 30% o un 40%. También podría existir anticoagulante lúpico aunque el TTP fuera normal. Si se sospecha que existe anticoagulante lúpico (LA), se pueden realizar otras pruebas como TTP sensible a LA o la prueba de Russell (DRVVT).

Un TTP prolongado significa que la coagulación tarda más en producirse de lo esperado y puede ser debido a múltiples razones. A menudo sugiere que puede existir un déficit de un factor de la coagulación o un inhibidor específico o inespecífico que interfiere en la capacidad del organismo para formar coágulos. Las deficiencias de los factores de la coagulación pueden ser hereditarias o adquiridas.

Un TTP prolongado puede ser atribuible a:

  • Deficiencias de factores hereditarias
  • Enfermedad de von Willebrand - constituye el trastorno hereditario de la coagulación (sangrado) más frecuente. Se afecta la función plaquetar a consecuencia de una disminución de factor von Willebrand.
  • Hemofilia A y hemofilia B (enfermedad de Christmas) - otras dos enfermedades de la coagulación en las que se sangra y en las que los factores VIII y IX son deficitarios, respectivamente.
  • Deficiencias de otros factores de la coagulación - como los factores XII y XI.
  • Deficiencias de factores adquiridas
  • Por deficiencia de vitamina K. Esta vitamina es esencial para la formación de muchos factores de la coagulación. Las deficiencias de vitamina K son raras aunque pueden ocurrir en caso de dietas extremadamente pobres, malabsorción o uso prolongado de ciertos antibióticos.
  • Muchos de los factores de la coagulación se sintetizan en el hígado; por esta razón, una enfermedad hepática puede ser la causa de un TP y de un TTP prolongados (es más frecuente que se prolongue el TP).
  • Presencia de un inhibidor inespecífico como el anticoagulante lúpico - normalmente se asocia a formación inapropiada de coágulos (trombosis) pero puede ser la causa de un TTP prolongado.
  • Presencia de un inhibidor específico - a pesar de no ser muy frecuente, pueden existir anticuerpos dirigidos específicamente contra algún factor de la coagulación, como anticuerpos contra el factor VIII. Estos anticuerpos pueden desarrollarlos personas que reciben tratamiento sustitutivo con factores de la coagulación (como el factor VIII en la hemofilia A). A veces se desarrollan de manera espontánea, es decir, el individuo produce un autoanticuerpo. Los inhibidores específicos de los factores de coagulación pueden ser la causa de sangrados severos y graves.
  • Heparina - anticoagulante que causa una prolongación del TTP, tanto si la heparina está presente en la muestra debido a un tratamiento anticoagulante como si es debido a una contaminación. En tratamientos anticoagulantes, el TTP debe ser entre 1,5 y 2,5 veces más largo que el TTP que existía antes de iniciar el tratamiento.
  • Tratamiento con Sintrom® (acenocumarol) - el TTP no se utiliza para monitorizar este tipo de tratamiento pero puede verse afectado por el mismo. Se suele emplear el TP.
  • Otros anticoagulantes - con inhibidores directos de la trombina (argatrobán, dabigatrán) o inhibidores directos del factor Xa (rivarozabán).
  • Puede observarse prolongación del TTP en leucemias, en mujeres antes o justo después del parto o en caso de abortos de repetición.

¿Debería todo el mundo realizarse la determinación del TTP?

No suele ser necesario. El TTP no se utiliza como una prueba de cribado rutinaria. Se solicita cuando alguien presenta signos de sangrado o forma coágulos de manera inexplicable. Los individuos asintomáticos sólo se someten ocasionalmente a este estudio previamente a intervenciones quirúrgicas si el médico considera necesario evaluar su riesgo de sangrado durante la intervención.

¿Cómo se puede modificar el TTP?

El TTP no es una prueba que pueda modificarse cambiando el estilo de vida (a menos que se padezca un déficit de un factor inducido por vitamina K). Es un reflejo de la integridad del sistema de la coagulación. Si el TTP está prolongado debido a deficiencias adquiridas de factores, la corrección del problema subyacente normalizará también los resultados. Si por el contrario el TTP está prolongado debido a una situación aguda o transitoria, los valores se normalizarán cuando se resuelva el problema subyacente. Los trastornos (o deficiencias) hereditarios de la coagulación deben monitorizarse regularmente y suelen tratarse con infusiones sustitutivas del factor de la coagulación deficitario.

Parcial tromboplastina, tiempo (PTT)
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Como parte de una investigación de un episodio de sangrado o de un episodio trombótico (formación de un coágulo); para monitorizar el tratamiento anticoagulante con heparina estándar (no fraccionada); como prueba de cribado antes de una cirugía u otro procedimiento invasivo.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?