TAMBIÉN CONOCIDO COMO

Trombocitos; Recuento de Plaquetas

Para determinar el número de plaquetas en una muestra de sangre en el curso de un examen rutinario.; para detectar, diagnosticar o monitorizar situaciones que afectan al número de plaquetas, como trastornos por sangrado, enfermedades de la médula ósea u otras condiciones.

¿Cuando hacerse el Análisis?

Rutinariamente, como parte de un hemograma; cuando se presentan episodios inexplicables de sangrado u otros síntomas que puedan obedecer a alteraciones de las plaquetas.

¿QÚE ES?

Las plaquetas, también conocidas como trombocitos, son minúsculos fragmentos de citoplasma de células muy grandes llamadas megacariocitos. Las plaquetas se forman a partir de estas células grandes en la médula ósea, se liberan hacia la circulación sanguínea y son esenciales para asegurar una coagulación normal de la sangre. El recuento de plaquetas es una prueba que determina el número de plaquetas presentes en la muestra de sangre obtenida.

Cuando se produce una lesión en un vaso sanguíneo o en un tejido y tiene lugar un sangrado, las plaquetas contribuyen a controlar el sangrado por tres mecanismos: se adhieren en el lugar de la lesión, se agregan entre ellas y liberan compuestos químicos que estimulan la agregación de más plaquetas. Todo ello conduce a la formación de un tapón de plaquetas no muy sólido en el foco de la lesión por un mecanismo conocido como hemostasia. Simultáneamente, las plaquetas activadas propician la cascada de la coagulación, consistente en una serie de etapas que suponen la activación secuencial de proteínas llamadas factores de la coagulación. Este proceso de hemostasia secundario tiene como consecuencia la formación de hebras de fibrina que se entretejen entre el tapón de plaquetas, formando una malla de fibrina comprimiéndose hasta formar un coágulo estable que permanece en el lugar de la lesión hasta que ésta cicatriza. En el momento en que el coágulo ya no es necesario, otros factores se encargan de destruirlo y eliminarlo.

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

El recuento de plaquetas suele solicitarse como parte de un hemograma, que suele realizarse en un chequeo habitual. Casi siempre se solicita cuando una persona presenta signos y síntomas asociados a un número disminuido de plaquetas o a sangrados como:

  • Hematomas sin causa aparente o de fácil aparición
  • Sangrados prolongados aún cuando la herida es pequeña
  • Sangrados nasales frecuentes
  • Sangrados gastrointestinales (pueden detectarse en el análisis de las heces)
  • Sangrados importantes durante la menstruación
  • Pequeñas manchas en la piel (petequias) - a veces recuerdan una erupción cutánea
  • Pequeñas manchas de color púrpura en la piel (púrpura) causadas por sangrados justo debajo de la piel

También se realiza la prueba si se sospecha que existen demasiadas plaquetas. Un exceso de plaquetas puede suponer una coagulación excesiva o a veces, si las plaquetas no funcionan correctamente, sangrados. Sin embargo, a menudo las personas con un elevado número de plaquetas no presentan signos ni síntomas, y es por este motivo que puede detectarse la alteración fortuitamente al realizarse un análisis de sangre por algún otro motivo.

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

Son varias las enfermedades y trastornos en los que puede existir un bajo número de plaquetas (trombocitopenia). Las causas normalmente se agrupan en alguna de las siguientes dos categorías:

Trastornos en los que la médula ósea no es capaz de producir una cantidad suficiente de plaquetas

Situaciones en las que las plaquetas se consumen o se destruyen más rápidamente de lo normal

Algunos ejemplos de trombocitopenia incluyen:

  • Trombocitopenia idiopática, debida a la presencia de un anticuerpo dirigido contra las plaquetas; es una de las formas más frecuentes de trombocitopenia, en ausencia de otras enfermedades
  • Infecciones víricas como mononucleosis, hepatitis, infección por VIH o sarampión
  • Atribuible a fármacos como acetaminofeno, quinidina, sulfamidas, digoxina, vancomicina, diacepam o nitroglicerina (entre otros)
  • Trombocitopenia inducida por heparina (TIH), que se manifiesta cuando personas a las que se les administra o se les ha administrado heparina, desarrollan un tipo de anticuerpo (si desea más información acceda a este enlace)
  • Leucemia, linfoma u otros cánceres que se hayan propagado (metastatizado) a la médula ósea - las personas con cáncer suelen experimentar sangrados excesivos atribuibles a un número disminuido de plaquetas. A medida que la cantidad de células cancerosas en la médula ósea aumenta, las células normales quedan desplazadas, y por lo tanto, quedan menos células productoras de plaquetas
  • Anemia aplásica - la producción de células sanguíneas está disminuida de manera significativa
  • Problemas de sangrado de larga evolución, por ejemplo sangrados crónicos por úlceras gastroduodenales (estómago y duodeno)
  • Sepsis, especialmente por infecciones causadas por bacterias gram-negativas
  • Cirrosis
  • Trastornos autoinmunes como lupus, en los que el sistema inmune del organismo fabrica anticuerpos que atacan a órganos y tejidos propios y en los que también aumenta la destrucción de plaquetas
  • Quimioterapia o radioterapia, que repercuten sobre la médula ósea

En ciertas enfermedades puede asistirse a un consumo aumentado de plaquetas. Por ejemplo, en la coagulación intravascular diseminada (CID), la púrpura trombocitopénica y el síndrome hemolítico-urémico (SHU) el número de plaquetas circulantes en sangre puede estar disminuido

Cuando el número de plaquetas está aumentado se habla de trombocitosis y suele ser consecuencia de algún trastorno subyacente; por este motivo recibe el nombre de trombocitosis secundaria o reactiva:

  • Cáncer, más frecuentemente de tipo gastrointestinal, de ovario, de mama o un linfoma
  • Anemia, especialmente la anemia por déficit de hierro o la anemia hemolítica
  • Trastornos inflamatorios como la enfermedad inflamatoria intestinal o la artritis reumatoide
  • Enfermedades infecciosas como tuberculosis
  • En personas a las que se les ha extirpado el bazo
  • Toma de contraconceptivos orales

¿Existen signos o síntomas que indiquen aumento o disminución del número de plaquetas a los que se deba atender?

La aparición de hematomas sin causa aparente, las hemorragias nasales, de la boca o del recto sin una lesión evidente, períodos menstruales excesivos o demasiado prolongados o la incapacidad de detener la hemorragia de un pequeño corte o herida pueden indicar una deficiencia de plaquetas.

Plaquetas, Automático
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Para determinar el número de plaquetas en una muestra de sangre en el curso de un examen rutinario.; para detectar, diagnosticar o monitorizar situaciones que afectan al número de plaquetas, como trastornos por sangrado, enfermedades de la médula ósea u otras condiciones.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?