TAMBIÉN CONOCIDO COMO

PSA Total, PSA Libre, PSA unido

Para detectar el cáncer de próstata en varones (aunque no existe consenso acerca de su utilidad en varones asintomáticos), como ayuda en la decisión de realizar o no una biopsia de próstata, para monitorizar la efectividad del tratamiento del cáncer de próstata y para la detección de recidiva del cáncer de próstata.

¿Cuando hacerse el Análisis?

El PSA debe solicitarse cuando un hombre presenta síntomas que sugieran la presencia de cáncer de próstata, como dificultad o dolor al orina y/o necesidad de orinar frecuentemente. Podría también solicitarse a intervalos regulares, durante el tratamiento del cáncer de próstata y después del mismo. Existe un debate abierto entre los expertos en cuanto a qué edad y con qué frecuencia debe solicitarse el PSA en varones asintomáticos. La periodicidad de la determinación del PSA es una decisión personal. Pero se aconseja que por encima de los 45 se realice una prueba cada 3 años.

¿QÚE ES?

El PSA es una proteína sintetizada principalmente por las células de la próstata, una glándula que rodea la uretra masculina y elabora un fluido que forma parte del semen. La mayor parte del PSA sintetizado por la glándula es liberado con este fluido, pero una pequeña parte llega a la circulación sanguínea. En la sangre, el PSA se encuentra en dos formas distintas: libre (no unido a proteína) y unido (formando un complejo proteína-PSA). La prueba más habitual es la detección del PSA total, que mide la suma de PSA libre y de PSA unido a otras proteínas. Cuando el médico solicita la prueba del PSA se refiere al PSA total.

El PSA se utiliza como un marcador tumoral para detectar y monitorizar el cáncer de próstata. Es una buena herramienta pero no perfecta, y actualmente todavía no se ha llegado a un consenso acerca de su utilidad en el cribado del cáncer de próstata en varones asintomáticos. Concentraciones elevadas de PSA se asocian a cáncer de próstata, pero también se observan en casos de prostatitis (inflamación de la próstata) y en la hiperplasia benigna de próstata (HBP). Se pueden observar concentraciones moderadamente elevadas en individuos de origen afro-americano; además, las concentraciones tienden a aumentar con la edad.

El PSA no es una prueba diagnóstica del cáncer de próstata. La prueba de elección para el diagnóstico del cáncer de próstata es la biopsia de próstata, que se efectúa recogiendo pequeñas muestras de tejido prostático e identificando las células anormales por microscopía. El PSA total y el tacto rectal se utilizan en combinación para decidir la necesidad o no de practicar una biopsia. El objetivo del cribado es reducir al máximo el número de biopsias innecesarias y detectar el cáncer clínicamente significativo cuando todavía esta confinado al interior de la glándula prostática. El término clínicamente significativo es muy importante porque a pesar de que el cáncer de próstata es relativamente habitual en hombres de edad avanzada, muchos de los casos son de crecimiento muy lento de manera que la muerte puede acontecer por otras causas. Por ello, los médicos intentan por todos los medios detectar tanto la presencia de cáncer de próstata como diferenciar los de lento crecimiento de los de crecimiento más agresivo y de elevada capacidad metastásica (capacidad de invadir y extenderse a otros órganos). El sobrediagnóstico y el exceso de tratamiento son temas con los que los médicos actualmente lidian. En algunos casos el tratamiento puede ser peor que la enfermedad en sí, pudiendo causar efectos colaterales, como disfunción eréctil e incontinencia urinaria. La prueba del PSA y el tacto rectal pueden detectar la mayoría de cánceres de próstata, pero generalmente no pueden predecir el curso de la enfermedad en un individuo determinado.

 

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

No existe consenso actualmente sobre la edad de screening del antígeno protático, pero el inicio la edad más temprana según organismos son los 45 años de edad. Por supuesto si existe algún antecedente familiar se recomienda a partir de los 40 años.

La determinación de PSA y la realización del tacto rectal deberían solicitarse cuando el paciente presente síntomas que podrían deberse a un cáncer de próstata, como dificultad o dolor al orinar, y/o aumento de la frecuencia urinaria, dolor de espalda y/o pélvico. Como esta sintomatología puede presentarse en distintas situaciones, como la infección urinaria o la prostatitis, habitualmente el médico solicita otras pruebas, como el cultivo de orina. Algunas de las situaciones descritas pueden causar también aumentos transitorios del PSA. Si el PSA total se encontrara elevado, el médico solicitaría la repetición de la prueba unas semanas después para verificar si su valor ha vuelto o no a la normalidad.

El PSA libre se suele solicitar cuando el PSA total se encuentra moderadamente elevado. Este resultado proporciona información adicional al médico sobre si el paciente presenta o no un riesgo elevado de padecer un cáncer de próstata y le ayuda en la decisión de realizar o no una biopsia de próstata.

El PSA total puede solicitarse en pacientes diagnosticados de cáncer de próstata para verificar la eficacia del tratamiento, y a intervalos regulares después del tratamiento para la detección precoz de recidivas. También se solicita a intervalos regulares cuando el médico decide no tratar a un paciente con cáncer de próstata y se mantiene a la expectativa de ver como va evolucionando para iniciar el tratamiento.

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

El valor normal de PSA total ha sido fijado en 4.0 ng/mL (nanogramos por mililitro de sangre.) Ciertos profesionales creen que este valor debería fijarse en 2.5 ng/mL para así detectar más casos de cáncer de próstata, mientras que otros argumentan que esto provocaría un exceso en el diagnóstico y por tanto un tratamiento de cánceres sin significación clínica. Los valores de decisión pueden variar entre distintos laboratorios.

Existe el acuerdo de que los varones con un PSA total por encima de 10.0 ng/mL presentan un riesgo mayor de padecer cáncer de próstata . Las concentraciones entre 4.0 ng/mL y 10.0 ng/mL pueden indicar la existencia de cáncer de próstata (con una probabilidad cercana al 25% según la ACS), hiperplasia benigna de próstata (HBP) o prostatitis. Estos trastornos son más comunes en personas de edad más avanzada, así como lo son también aumentos de las concentraciones de PSA. Las concentraciones de PSA comprendidas entre 4.0 ng/mL y 10.0 ng/mL se conocen comúnmente como la “zona gris”. Es en este rango de valores en el que el PSA libre es más útil. En varones con resultados de PSA total en la zona gris y con concentraciones bajas de PSA libre, el riesgo de padecer cáncer de próstata es mayor; si los valores de PSA libre son elevados, el riesgo es menor. El cociente entre PSA libre y PSA total ayuda al médico en la decisión de realizar o no la biopsia de próstata.

La concentración de PSA tendría que disminuir durante el tratamiento del cáncer de próstata. Al final del tratamiento debería de haberse reducido a concentraciones indetectables o muy bajas. Si la concentración no disminuye, se debe a que el tratamiento no ha sido del todo efectivo. Después del tratamiento, la concentración de PSA se sigue evaluando a intervalos regulares para detectar la posible aparición de recidivas. Cualquier cambio de concentración, por pequeño que sea, puede resultar muy significativo y por ello lo más adecuado es medir siempre el PSA en el mismo laboratorio para así reducir la variabilidad al máximo.

Actualmente se sugiere que una nueva prueba conocida como PSA ultrasensible (USPSA) podría ser mucho más útil que el PSA para la monitorización de la persistencia o de la recurrencia del cáncer de próstata. Esta prueba permite detectar PSA a niveles muy inferiores a la prueba tradicional del PSA, de tal modo que pequeños aumentos de USPSA permitirían detectar más precozmente persistencia o recurrencia del cáncer. No obstante, estos resultados deben interpretarse con cautela ya que la elevada sensibilidad de la prueba se asocia a mayor casos de resultados falsamente positivos (aumento de PSA entre dos determinaciones cuando en realidad no existe cáncer).

 

¿Cuáles son mis opciones si tengo un cáncer de próstata?

Los tratamientos más habituales incluyen radioterapia, hormonoterapia y cirugía.

¿Detecta el PSA todos los cánceres de próstata?

No. Algunas células cancerosas prostáticas no sintetizan mucho PSA, y la prueba será negativa a pesar de que exista cáncer.

¿Debería solicitarse la prueba del PSA a todos los varones?

Si existen síntomas que parezcan indicar la presencia de un problema prostático, el médico solicitará con toda seguridad el PSA. En caso de no existir sintomatología, la decisión de realizar la prueba la pueden tomar conjuntamente médico y paciente.

Prostatico Antígeno (PSA), Total
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Para detectar el cáncer de próstata en varones (aunque no existe consenso acerca de su utilidad en varones asintomáticos), como ayuda en la decisión de realizar o no una biopsia de próstata, para monitorizar la efectividad del tratamiento del cáncer de próstata y para la detección de recidiva del cáncer de próstata.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?