TAMBIÉN CONOCIDO COMO

Recuento eritrocitario, Número de hematíes, Recuento celular de la serie roja

Para evaluar el número de células de la serie roja (eritrocitos o hematíes) de la sangre; para detectar, diagnosticar o monitorizar trastornos que afecten a estas células.

¿Cuando hacerse el Análisis?

Como parte del hemograma en un control rutinario, o si el médico sospecha que pueda existir una anemia (disminución del número de hematíes) o una policitemia (aumento del número de hematíes).

¿QÚE ES?

Los hematíes, también conocidos como eritrocitos, glóbulos rojos o células de la serie roja de la sangre, son células que circulan en la sangre y transportan el oxígeno por todo el organismo. El recuento de hematíes evalúa la cantidad total de eritrocitos en la muestra de sangre obtenida. Es una de las pruebas que se incluyen en el hemograma, normalmente solicitado para evaluar el estado de salud de cualquier individuo.

La sangre contiene un conjunto de células suspendidas en un líquido llamado plasma. Además de los hematíes, existen las células de la serie blanca de la sangre o leucocitos y las plaquetas. Estas células se producen en la médula ósea y se liberan hacia la circulación a medida que van madurando. Los hematíes representan aproximadamente un 40% del volumen de la sangre y contienen hemoglobina, una proteína con capacidad para fijar oxígeno que a su vez permite que los hematíes transporten la sangre desde los pulmones hacia los órganos y tejidos del organismo. Los hematíes también transportan una pequeña cantidad de dióxido de carbono (CO?), producto del metabolismo celular, desde los distintos órganos y tejidos hacia los pulmones, donde es expelido.

La semivida (tiempo de vida media) de los hematíes es de 120 días, de manera que la médula ósea debe estar produciendo contínuamente nuevos hematíes para ir sustituyendo a los que envejecen, se degradan o se pierden con los sangrados. Son diversas las situaciones que pueden repercutir sobre la producción de nuevos hematíes y/o sobre su semivida, además de las que se asocian a sangrados. Estas situaciones pueden hacer que el recuento de hematíes aumente o disminuya.

Las variaciones en el recuento de hematíes suelen ir paralelas a las de la hemoglobina y el hematocrito. Cuando los valores del recuento de hematíes, de la hemoglobina y del hematocrito disminuyen por debajo de un intervalo de referencia establecido, se dice que la persona está anémica. Si al contrario estos valores aumentan por encima de lo que se conoce como normal, se dice que la persona está policitémica. Si existen pocos hematíes, la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos puede ser insuficiente y, contrariamente, si el número de hematíes es muy elevado, la sangre puede volverse más espesa enlenteciéndose el flujo sanguíneo y conllevando una serie de problemas asociados.

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

El recuento de hematíes se realiza sistemáticamente al solicitarse un hemograma, que a menudo se solicita en el curso de una revisión médica o antes de una intervención quirúrgica. El recuento de hematíes también es útil para establecer un diagnóstico cuando un individuo presenta síntomas y signos sugerentes de alguna enfermedad que puede afectar a la producción de eritrocitos. Algunos de los signos y síntomas comunes asociados a anemia que justifican la solicitud de un recuento de hematíes son:

  • Debilidad o fatiga
  • Falta de energía
  • Palidez

Algunos de los signos y síntomas asociados a un aumento de hematíes incluyen:

  • Alteraciones de la visión
  • Dolores de cabeza, mareos
  • Enrojecimiento facial
  • Aumento del tamaño del bazo

El recuento de hematíes también se solicita periódicamente en personas con trastornos hematológicos, enfermedad renal, trastornos hemorrágicos, anemias crónicas y policitemia. La quimioterapia y la radioterapia a menudo ocasionan una disminución de la producción de todos los elementos de la sangre y por este motivo es habitual solicitar un recuento de hematíes en estos casos.

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

Como el recuento de hematíes se realiza al solicitar un hemograma, los resultados se interpretan teniendo en cuenta todas las pruebas incluidas en el hemograma, como hemoglobina, hematocrito, recuento de reticulocitos y/o índices eritrocitarios.

Entre las causas de disminución del recuento de hematíes (anemia) se incluyen:

  • Traumatismos
  • Destrucción de eritrocitos, por ejemplo por una anemia hemolítica causada por defectos en el propio hematíe o por un trastorno autoinmune; las alteraciones pueden consistir en una hemoglobinopatía (por ejemplo, anemia de células falciformes), una talasemia, alteraciones de la membrana de los hematíes (esferocitosis hereditaria) o déficits enzimáticos (por ejemplo, de G6PDH)
  • Sangrados agudos o crónicos de origen gastrointestinal (úlceras, pólipos, cáncer de colon) o de otro tipo, como de la vejiga urinaria o del útero (en mujeres con menstruaciones abundantes)
  • Déficits nutricionales, por ejemplo de hierro, vitamina B12 o folato
  • Al teraciones de la médula ósea debidas a fármacos, sustancias tóxicas, infecciones, quimioterapia o radioterapia
  • Trastornos de la médula ósea como leucemia, mieloma múltiple, mielodisplasias o linfomas, u otros cánceres que se hayan diseminado hacia la médula ósea
  • Enfermedades inflamatorias crónicas
  • Insuficiencia renal - en las enfermedades renales crónicas graves se produce menor cantidad de eritropoyetina, que es una hormona sintetizada en los riñones con capacidad para estimular la producción de hematíes en la médula ósea

Entre las causas de aumento del recuento de hematíes se incluyen:

  • Deshidratación - al disminuir el volumen de la parte líquida de la sangre, el número de hematíes por volumen aumenta de manera artificial
  • Enfermedades pulmonares - cuando una persona no respira adecuadamente y no inhala suficiente cantidad de oxígeno, el organismo intenta compensar esta alteración produciendo mayor cantidad de eritrocitos o hematíes
  • Enfermedades cardíacas de causa congénita - el corazón no puede bombear la sangre de manera efectiva, de manera que la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos es insuficiente. El organismo compensa esta situación produciendo mayor cantidad de eritrocitos
  • Tumores renales que producen un exceso de eritropoyetina
  • Tabaquismo
  • Trastornos genéticos (alteración de la capacidad de detección de las necesidades de oxígeno, anomalías en la liberación de oxígeno desde la hemoglobina hacia los tejidos)
  • Policitemia vera - enfermedad poco frecuente en la que se producen de manera inadecuada muchos hematíes

 

¿Influyen una buena dieta y un buen estado nutricional en mantener el recuento de hematíes dentro de lo que se considera saludable?

Sí, en cierta medida, ya que si se come de forma equilibrada se pueden prevenir las anemias por déficit de hierro, de vitamina B12 o de folato. En personas con mayor riesgo de tener déficits vitamínicos se recomienda tomar algún suplemento. No obstante, la causa más frecuente de déficit de vitamina B12 es la malabsorción y la causa principal del déficit de hierro son los sangrados. Estas situaciones así como otras alteraciones de los hematíes ocasionadas por enfermedades diversas no se corrigen sólo con modificaciones de la dieta.

¿Existen síntomas que ayuden a reconocer si el número de hematíes se encuentra significativamente alterado?

La presencia de fatiga y debilidad puede indicar un recuento de hematíes bajo o alto. Los desmayos, la palidez, la sensación de ahogo, los mareos y/o estados de cierta confusión mental también pueden ser indicativos de un recuento de hematíes disminuido. Contrariamente, trastornos en la visión, dolores de cabeza y enrojecimiento o rubefacción facial se asocian a aumentos en el recuento de hematíes.

RBC, Automático (Glóbulos rojos, contaje)
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Para evaluar el número de células de la serie roja (eritrocitos o hematíes) de la sangre; para detectar, diagnosticar o monitorizar trastornos que afecten a estas células.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?