TAMBIÉN CONOCIDO COMO

Índice de reticulocitos, reticulocitos corregidos

Para evaluar la capacidad de la médula ósea de generar nuevos hematíes; para diferenciar entre distintas causas de anemia; para ayudar a monitorizar la respuesta de la médula ósea y la recuperación de su funcionalidad después de una quimioterapia o de un transplante de médula ósea, o para el seguimiento después del tratamiento de una anemia por deficiencia de hierro, de vitamina B12 o de folato, o de una insuficiencia renal.

¿Cuando hacerse el Análisis?

Cuando se tiene un descenso del recuento de hematíes, de la hemoglobina y del hematocrito y/o síntomas de anemia; cuando el médico quiere evaluar la funcionalidad de la médula ósea; a veces, como parte de un hemograma.

¿QÚE ES?

Los reticulocitos son glóbulos rojos que no han alcanzado su total madurez. Se encuentran en niveles elevados en el plasma sanguíneo por causa de algunas anemias, cuando el organismo incrementa la producción de glóbulos rojos y los envía al torrente sanguíneo antes de que sean maduros. Los reticulocitos se caracterizan por presentar una red de filamentos y gránulos que hacen que se tiñen en el frotis de sangre, distinguiéndose así de los glóbulos rojos maduros. Normalmente representan el 0,5-1,5% del conteo de glóbulos rojos,pero pueden exceder el 4% cuando compensan la anemia.

Son varios los trastornos y enfermedades que pueden repercutir sobre la producción de nuevos hematíes y/o sobre su supervivencia, además de los que se acompañan de sangrados. Estos trastornos pueden producir aumentos o disminuciones en el número de hematíes y alterar el recuento de reticulocitos.

Por ejemplo, los sangrados (hemorragias) agudos o crónicos o el aumento de la destrucción (hemólisis) de hematíes pueden hacer que el recuento de hematíes en sangre disminuya, provocando una anemia. El organismo compensa estas pérdidas aumentando la tasa de producción de hematíes y liberando los mismos hacia la circulación antes de que se haya completado su proceso de maduración. Cuando esto sucede, el número y el recuento de reticulocitos en sangre aumenta hasta que existen suficientes hematíes para reemplazar a los que se han perdido, o hasta que se agota la capacidad de producción de la médula ósea.

Cuando la médula ósea no funciona normalmente, puede darse un descenso en la producción de hematíes. Esto puede suceder en un trastorno de la médula ósea conocido como anemia aplásica. También puede darse una disminución de la producción por otras causas como por quimioterapia y radioterapia, por niveles bajos de eritropoyetina o por deficiencias de ciertos elementos como hierro, vitamina B12 o folato. Este descenso en la producción conduce a una disminución en el número de hematíes circulantes, a un descenso en los niveles de hemoglobina con disminución de la capacidad de transporte de oxígeno, a un descenso del hematocrito y a una disminución en el número de reticulocitos ya que los hematíes viejos se eliminan del torrente sanguíneo pero no pueden ser totalmente reemplazados.

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

El recuento de reticulocitos suele solicitarse cuando:

  • En el hemograma se detecta un descenso del recuento de hematíes y/o de hemoglobina y hematocrito
  • El médico quiere evaluar la función de la médula ósea
  • Existen signos y síntomas de anemia o de sangrado crónico, como palidez, falta de energía, fatiga, debilidad, dificultad para respirar y/o sangre en heces
  • Se ha diagnosticado algún trastorno en la producción de hematíes que se está tratando, como anemia por déficit de hierro, deficiencias de vitamina B12 y folato, enfermedad renal (puede afectar a la producción de eritropoyetina)
  • Se ha realizado quimioterapia o radioterapia
  • Se ha realizado un trasplante de médula ósea

Ocasionalmente, en individuos con aumento del recuento de hematíes y aumento de la hemoglobina y del hematocrito, para determinar la tasa de sobreproducción de hematíes por la médula ósea

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

Los resultados deben interpretarse considerando también resultados de otras pruebas como recuento de hematíes, hemoglobina, hematocrito o hemograma. Normalmente, el recuento de reticulocitos (número absoluto o porcentaje) es un reflejo de la actividad reciente de la médula ósea. Los resultados indican si la médula responde adecuadamente o no al incremento de la demanda de hematíes, o si existe una sobreproducción de hematíes en la médula ósea.

En una persona sana, el porcentaje de reticulocitos se mantiene estable y oscila entre 0.5% y 2.0%, o 30000-130000 por microlitro de sangre.

Cuando existe una anemia (por ejemplo, disminución del recuento de hematíes, de hemoglobina o del hematocrito) y la médula ósea responde de manera adecuada al aumento de la demanda de hematíes, la médula ósea produce una mayor cantidad de hematíes y los libera precozmente hacia la circulación aunque no hayan completado el proceso de maduración, aumentando así el número de reticulocitos en sangre.

Se puede observar un bajo recuento de reticulocitos junto con anemia en:

  • Anemia por déficit de hierro
  • Anemia perniciosa o por déficit de folato
  • Anemia aplásica
  • Radioterapia
  • Insuficiencia de la médula ósea por infecciones o cáncer
  • Enfermedad renal grave; puede provocar disminución de los niveles de eritropoyetina

 

¿En qué consiste la fracción de reticulocitos inmaduros (FRI)?

La fracción de reticulocitos inmaduros es un cociente entre los reticulocitos inmaduros y el número total de reticulocitos. Se calcula en analizadores automáticos al tiempo que se realiza el recuento de reticulocitos. En algunas ocasiones, la FRI es un mejor indicador de respuesta de la médula ósea que el recuento de reticulocitos.

¿De qué otra manera puede el médico evaluar la producción de células en la médula ósea?

En algunos casos se realiza un aspirado de la médula ósea para obtener una muestra de médula y examinarla al microscopio. A veces ésta es la mejor manera  de evaluar la funcionalidad de la médula ósea.

Reticulocitos Contaje, Automático
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Para evaluar la capacidad de la médula ósea de generar nuevos hematíes; para diferenciar entre distintas causas de anemia; para ayudar a monitorizar la respuesta de la médula ósea y la recuperación de su funcionalidad después de una quimioterapia o de un transplante de médula ósea, o para el seguimiento después del tratamiento de una anemia por deficiencia de hierro, de vitamina B12 o de folato, o de una insuficiencia renal.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?