TAMBIÉN CONOCIDO COMO

Autoanticuerpos tiroideos, Anticuerpos antitiroideos, Anticuerpos antimicrosomiales, Anticuerpo microsomial tiroideo, Anticuerpo antiperoxidasa, TPOAb, Anti-TPO, TBII, Anticuerpo antitiroglobulina, TgAb, anticuerpo anti receptor de TSH, TRAb, Inmunoglobulina estimuladora del tiroides, TSI

Para ayudar en el diagnóstico y monitorización de enfermedades tiroideas autoinmunes y para diferenciarlas de otras formas de enfermedades tiroideas; para orientar en la toma de decisiones terapéuticas.

¿Cuando hacerse el Análisis?

Si existe un aumento de tamaño de la glándula tiroidea (bocio) y/o los resultados de pruebas tiroideas como TSH, T4 y T3 indican una disfunción tiroidea; junto con la tiroglobulina cuando se usa con finalidades de monitorización; a intervalos determinados según recomendado por el médico si existe una alteración tiroidea autoinmune ya conocida.

¿QÚE ES?

Los autoanticuerpos antitiroideos son anticuerpos que se desarrollan cuando el sistema inmune de una persona ataca a proteínas u otros componentes de la glándula tiroides; esto produce una inflamación crónica de dicha glándula (tiroiditis), lesión tisular y/o alteración de la función de la glándula. Los autoanticuerpos antitiroideos detectan la presencia y miden la cantidad de autoanticuerpos específicos de tiroides.

El tiroides es una glándula pequeña con forma de mariposa, adosada a la tráquea, en la zona de la garganta. Las hormonas primarias que produce, tiroxina (T4) y triyodotironina (T3), son vitales para la regulación de la velocidad con que se usa la energía en el organismo (metabolismo). El organismo tiene un sistema regulador de retroalimentación (feedback) que usa hormona estimulante de tiroides (TSH) para poner en marcha y detener la producción de hormonas tiroideas, manteniendo así una cantidad estable de hormonas tiroideas en sangre. Cuando los anticuerpos antitiroideos interfieren este proceso, se puede llegar a situaciones crónicas y a trastornos autoinmunes asociados a hipotiroidismo o a hipertiroidismo, como la enfermedad de Graves o la tiroiditis de Hashimoto.

Para intentar establecer el diagnóstico de una enfermedad autoinmune o para su monitorización se pueden realizar alguna o varias de las siguientes pruebas:

  • Anticuerpo antitiroperoxidasa (TPO) - es un marcador de enfermedad tiroidea autoinmune; puede detectarse en la enfermedad de Graves o en la tiroiditis de Hashimoto
  • Anticuerpo antitiroglobulina (TGAb) - este anticuerpo también es un marcador dirigido contra la tiroglobulina, la forma de almacenamiento de las hormonas tiroideas
  • Anticuerpos frente al receptor de la TSH - incluyen dos tipos de autoanticuerpos que se unen a receptores de la TSH en la glándula tiroides:
  • Inmunoglobulina estimulante del tiroides (TSI) - se une a receptores y favorece la producción de hormonas tiroideas, conduciendo a un hipertiroidismo
  • Inmunoglobulina inhibidora de la unión de la TSH a su receptor (TBII) - bloquea la producción de hormonas tiroideas y resulta en hipotiroidismo.

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

La determinación de autoanticuerpos antitiroideos se solicita cuando una persona presenta signos y síntomas de disfunción tiroidea (niveles alterados de hormonas tiroideas), especialmente si se sospecha como causa una enfermedad autoinmune.

Unos niveles disminuidos de hormonas tiroideas (hipotiroidismo) pueden causar síntomas como:

  • Aumento de peso
  • Fatiga
  • Bocio
  • Sequedad de piel
  • Pérdida de cabello
  • Intolerancia al frío
  • Estreñimiento

Unos niveles elevados de hormonas tiroideas (hipertiroidismo) pueden causar síntomas como:

  • Sudoración
  • Aceleración del ritmo cardíaco
  • Ansiedad
  • Temblores
  • Fatiga
  • Insomnio
  • Pérdidas de peso bruscas
  • Protrusión de los ojos (ojos saltones)

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

Resultados negativos indican que no existen autoanticuerpos antitiroideos en el momento en que se obtuvo la muestra de sangre. y sugieren que los síntomas podrían atribuirse a otra causa distinta a la autoinmune. No obstante, un determinado porcentaje de personas con enfermedad tiroidea autoinmune no presenta autoanticuerpos; en estos casos puede ser interesante repetir la prueba al cabo de un tiempo para observar si se están desarrollando.

Se pueden encontrar niveles ligeramente o moderadamente elevados de anticuerpos antitiroideos en una gran variedad de alteraciones tiroideas y autoinmunes como cáncer de tiroides, diabetes tipo 1, artritis reumatoide, anemia perniciosa y enfermedades vasculares autoinmunes del colágeno. Aumentos significativos de sus concentraciones indican más frecuentemente enfermedades autoinmunes tiroideas tales como tiroiditis de Hashimoto y enfermedad de Graves.

En general la presencia de autoanticuerpos antitiroideos sugiere una afectación autoinmune del tiroides, siendo la probabilidad de afectación mayor cuanto más elevados estén. Niveles que van aumentando pueden ser más significativos que niveles estables ya que indican un incremento de la actividad autoinmune. Todos estos anticuerpos incrementan el riesgo de hipertiroidismo o hipotiroidismo del feto o del recién nacido si están presentes en la madre.

Si cuando el médico solicita niveles de tiroglobulina también estuvieran presentes anticuerpos antitiroglobulina (TgAb), estos últimos interferirían en el resultado de la prueba. Esto podría significar que no se pudiera emplear la tiroglobulina como marcador tumoral de cáncer de tiroides. Si cuando se emplea TgAb como herramienta de monitorización, éste permanece elevado o inicialmente ha descendido pero vuelve a aumentar con el tiempo, es probable que el tratamiento no haya sido efectivo y que la enfermedad continúe o esté recurriendo. Si los niveles están disminuyendo y/o han disminuido a niveles indetectables, es probable que la terapia haya sido efectiva.

¿Es una práctica habitual medir los autoanticuerpos antitiroideos?

No, generalmente sólo está indicada su medida cuando una persona tiene una glándula tiroides aumentada de tamaño o presenta síntomas que sugieren una disfunción tiroidea. Para el cribado rutinario de disfunción tiroidea suelen ser suficientes TSH y T4.

Tiroide Peroxidasa (TPO) Anticuerpo
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Para ayudar en el diagnóstico y monitorización de enfermedades tiroideas autoinmunes y para diferenciarlas de otras formas de enfermedades tiroideas; para orientar en la toma de decisiones terapéuticas.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?