TAMBIÉN CONOCIDO COMO

LA; Inhibidor lúpico; TTP sensible a LA; TTP-LA; Prueba de Russell; DRVVT; Prueba de Russell modificada; MRVVT

Para evaluar la causa de un episodio trombótico (formación de un coágulo de sangre); para evaluar la causa de una prolongación del tiempo de tromboplastina parcial (TTP); para intentar averiguar la causa de abortos de repetición o como parte de la evaluación de un síndrome antifosfolípidos. Esta prueba no se emplea para diagnosticar el trastorno autoinmune conocido como lupus eritematoso sistémico, conocido también sencillamente como lupus.

¿Cuando hacerse el Análisis?

Cuando se han presentado signos y síntomas de formación de un coágulo de sangre en una vena o arteria (trombosis o tromboembolismo); cuando el TTP está prolongado; cuando se han presentado abortos de repetición.

¿QÚE ES?

Se conoce como anticoagulante lúpico (LA) a una serie de autoanticuerpos producidos por el sistema inmune que van dirigidos contra estructuras propias del organismo. En concreto estos autoanticuerpos se dirigen contra fosfolípidos y contra proteínas asociadas a fosfolípidos que se encuentran en las membranas celulares. A pesar de que no se conoce con exactitud el mecanismo de acción, estos autoanticuerpos interfieren con el proceso de la coagulación y hacen aumentar el riesgo de formación de coágulos sanguíneos. La prueba del anticoagulante lúpico incluye una serie de pruebas que detectan la presencia de LA en sangre.

El nombre de anticoagulante lúpico (LA) puede generar confusión por dos motivos:

Inicialmente se adoptó esta terminología porque los anticoagulantes lúpicos se descubrieron en personas con lupus, pero la prueba de LA no se emplea para diagnosticar este trastorno autoinmune. El LA se detecta en otros trastornos y en personas que toman ciertos medicamentos. Los anticuerpos pueden detectarse en aproximadamente un 2% de la población general y en personas sin factores de riesgo conocidos.

Se habla de anticoagulante porque en realidad el LA interfiere con las pruebas de coagulación que se realizan en el laboratorio. Por ejemplo, el LA inhibe las reacciones químicas que conducen a la formación de un coágulo en el tiempo de tromboplastina parcial (TTP), prueba frecuentemente solicitada en la evaluación de la coagulación. No obstante, la presencia de LA en sangre se asocia a un mayor riesgo de formar coágulos de sangre de manera inapropiada. Es importante recordar que el LA por sí mismo no puede generar sangrados.

No se dispone de una única prueba que permita evaluar el LA; además el LA no puede medirse directamente. Normalmente la presencia de LA se establece con la utilización de una serie de pruebas secuenciales para las que no existe una estandarización.

Se empieza el estudio con unas pruebas que emplean reactivos de tipo fosfolipídico, normalmente TTP, TTP-LA o test de Russell diluido (DRVVT). Todas estas pruebas evalúan el tiempo (segundos) que tarda la muestra en formar un coágulo; el LA prolonga este tiempo.

En función de los resultados de las pruebas anteriores se realizan otros estudios ya sea para confirmar o descartar la presencia de LA.

El LA aumenta el riesgo de formación de coágulos de sangre tanto en arterias como en venas, más a menudo en venas de extremidades inferiores (trombosis venosa profunda, TVP). Estos coágulos bloquean el flujo sanguíneo en cualquier parte del organismo, ocasionando un accidente vascular cerebral, infarto agudo de miocardio o embolismo pulmonar. El LA también se asocia a abortos de repetición. Se piensa que el LA favorece la formación de coágulos que bloquean el flujo de sangre a nivel de los vasos sanguíneos de la placenta -repercutiendo sobre el desarrollo del feto- y que actúa también directamente atacando al tejido placentario.

El LA es uno de los tres principales anticuerpos antifosfolípidos asociados a mayor riesgo de trombosis y al síndrome antifosfolípidos, que es un trastorno autoinmune caracterizado por un exceso de formación de coágulos sanguíneos y complicaciones del embarazo. Los otros dos tipos son los anticuerpos anticardiolipina y los anticuerpos beta-2 glicoproteína I, que de manera individual o conjunta hacen aumentar la tendencia a coagular de manera inadecuada. En personas con síndrome antifosfolípidos y con resultados positivos a las tres pruebas el riesgo de formación inapropiada de coágulos es mayor.

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

El anticoagulante lúpico (LA) se solicita junto con otras pruebas cuando:

  • Se forman coágulos de sangre de manera inexplicable en venas o arterias. Los signos y síntomas pueden abarcar desde dolor, hinchazón, pérdida del tono coloreado de la piel de la pierna en caso de trombosis venosa profunda (TVP), hasta fatiga, sudoración y dificultad para respirar en los casos de embolismo pulmonar.
  • Se presentan signos y síntomas sugerentes de un síndrome antifosfolípidos, que pueden ser similares a los expuestos anteriormente
  • Una mujer presenta abortos de repetición
  • Cuando el TTP está prolongado

En caso de que el resultado inicial sea negativo para anticoagulante lúpico (LA) pero el individuo tenga una enfermedad autoinmune como un lupus, puede ser interesante repetir las pruebas, normalmente el TTP, para determinar si se han desarrollado anticuerpos desde entonces. El individuo en cuestión puede empezar a formar LA en cualquier momento.

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

Los resultados de todas las pruebas asociadas al anticoagulante lúpico (LA) indican la probabilidad de tener o no dicho anticoagulante. El informe de laboratorio puede ser complicado, aunque suele incluir una interpretación de los resultados. Igual que sucede con otras pruebas de la coagulación, lo ideal es que los resultados del LA los interprete un profesional especializado en trastornos de la coagulación.

A pesar de que las pruebas que se realizan pueden variar, lo habitual es empezar el estudio una vez se detecta un TTP prolongado. Un TTP normal indica que no existe anticoagulante lúpico (LA). No obstante podría ser que la prueba no fuera suficientemente sensible y que tuviera que realizarse una prueba de TTP-LA.

Algunos detalles adicionales relacionados con las pruebas del anticoagulante lúpico se exponen a continuación:

Para diagnosticar un síndrome antifosfolípidos, las pruebas del anticoagulante lúpico suelen realizarse junto con otras pruebas como anticuerpos anticardiolipina y anticuerpos beta-2 glicoproteína I. Los resultados se interpretan de manera conjunta y teniendo en cuenta criterios clínicos.

Los resultados de otras pruebas que también pueden solicitarse para descartar otras causas de prolongación del TTP incluyen:

  • Tiempo de trombina (TT) – si es normal se excluye la contaminación por heparina como causa de prolongación del TTP
  • Fibrinógeno – si es normal es probable que exista suficiente cantidad de fibrinógeno para formar coágulos
  • Factores de la coagulación – pueden solicitarse para descartar deficiencias de factores concretos que pueden ocasionar TTP prolongados y causar episodios de sangrado; pueden ser de ayuda en la detección de anticoagulante lúpico
  • Hemograma – incluye un recuento de plaquetas; no es raro detectar trombocitopenias (disminución de las plaquetas) leves a moderadas junto con la presencia de LA; las personas que siguen tratamiento anticoagulante (heparina) debido a una trombosis asociada a LA pueden desarrollar trombocitopenias moderadas a severas

¿Puede hacerse algo para conseguir que desaparezca el LA?

No. Sin embargo, en caso de que existan signos y síntomas asociados a LA, se puede administrar un tratamiento que contribuya a disminuir el riesgo de una formación excesiva de coágulos.

¿Cómo se trata a las personas con resultados positivos a LA?

Si no existen síntomas no es necesario tratamiento alguno. En caso de que se hubieran formado coágulos de sangre, se suele administrar tratamiento anticoagulante como heparina (que se inyecta subcutáneamente o por vía intravenosa) y posteriormente acenocumarol (Sintrom®) por vía oral durante unos meses. Es posible que se requieran dosis de acenocumarol mayores a las habituales o que se tenga que prolongar el tratamiento durante bastante tiempo. Cuando el anticoagulante lúpico es positivo, el riesgo de recurrencia de episodios trombóticos ya sea arteriales o venosos es relativamente elevado. Hay personas que requieren un tratamiento anticoagulante de por vida.

Anticoagulante Lúpico
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Para evaluar la causa de un episodio trombótico (formación de un coágulo de sangre); para evaluar la causa de una prolongación del tiempo de tromboplastina parcial (TTP); para intentar averiguar la causa de abortos de repetición o como parte de la evaluación de un síndrome antifosfolípidos. Esta prueba no se emplea para diagnosticar el trastorno autoinmune conocido como lupus eritematoso sistémico, conocido también sencillamente como lupus.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?