TAMBIÉN CONOCIDO COMO

Análisis de semen, Recuento espermático, Estudio del líquido seminal

Para obtener información acerca de los órganos reproductivos, en particular si su pareja tiene problemas para quedarse embarazada, o después de una vasectomía para determinar el éxito de la operación.

¿Cuando hacerse el Análisis?

Cuando se piensa que puede existir un problema de fertilidad o después de la realización de una vasectomía.

¿QÚE ES?

El estudio del semen mide la cantidad y calidad del fluido liberado durante una eyaculación. Evalúa tanto la parte líquida, conocida como semen o líquido seminal, como las células móviles conocidas como espermatozoides, que se evalúan al microscopio.

El semen es una sustancia viscosa y blanquecina que contiene espermatozoides y otros productos de diversas glándulas. El semen es bastante espeso en el momento de la eyaculación pero al cabo de unos minutos (10 a 30 minutos) se vuelve más líquido. Los espermatozoides son células reproductivas que constan de una cabeza, un cuerpo o parte central y una cola; contienen una copia de cada cromosoma con todos sus genes. Los espermatozoides son móviles. Esta propiedad les permite desplazarse hasta el óvulo y fusionarse con él, resultando este proceso en la fecundación. El volumen de semen en una eyaculación varía entre 1.5 y 5.5 mL de fluido, que contiene como mínimo 20 millones de espermatozoides por mL, así como cantidades variables de fructosa, sustancias tampón, sustancias coagulantes, lubricantes y enzimas cuya función es la de asegurar la viabilidad de los espermatozoides y el proceso de la fertilización.

En general, el estudio del semen mide:

  • Volumen del semen
  • Consistencia del semen (viscosidad)
  • Concentración de espermatozoides (densidad)
  • Número total de espermatozoides
  • Movilidad de los espermatozoides (el porcentaje capaz de moverse, así como la vitalidad y dirección en la que se mueven)
  • Número de espermatozoides normales y anormales (defectuosos), en relación a su forma y medida
  • Coagulación y licuación
  • Fructosa (azúcar presente en el semen)
  • pH (acidez)
  • Número de espermatozoides inmaduros
  • Número de leucocitos (células indicativas de infección).

Se pueden realizar pruebas adicionales en caso de que el recuento de espermatozoides sea bajo, o si los espermatozoides tienen escasa movilidad, morfología anómala o si el semen es anormal. Estas pruebas adicionales permiten identificar anomalías como la presencia de anticuerpos espermáticos, niveles anómalos de hormonas (testosterona, FSH, LH, prolactina) o un número excesivo de leucocitos. Pueden realizarse también pruebas genéticas específicas para detectar trastornos asociados a esterilidad como el síndrome de Klinefelter, la fibrosis quística u otras anomalías cromosómicas.

A veces se emplean pruebas radiológicas como ecografías, tomografías computarizadas o resonancia magnética nuclear. Ocasionalmente puede ser necesaria una biopsia del testículo. En algunas ocasiones se realiza una "prueba de criosupervivencia" para conocer el grado de conservación del semen tras un largo período de almacenaje, en el caso de que una pareja desee almacenar semen para futuros embarazos.

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

Se recomienda realizar un estudio del semen cuando se sospechan problemas de fertilidad en un individuo o en la pareja. Los factores masculinos están implicados en aproximadamente un 50% de los casos de infertilidad. La infertilidad masculina puede deberse a distintas causas, y algunas de ellas pueden ser tratadas de manera satisfactoria. En caso de que existan factores masculinos el estudio del semen es necesario para poder determinar la causa de la infertilidad y, en caso de que estuviera indicado, para determinar la viabilidad de la utilización de técnicas de reproducción asistida para facilitar el embarazo.

El estudio del semen en la infertilidad debe realizarse en un mínimo de dos muestras recogidas como mínimo en un intervalo de siete días, e incluso repetirse al cabo de unos dos o tres meses. El número de espermatozoides y la consistencia del semen pueden variar día a día, y por otra parte existen situaciones que pueden afectar transitoriamente tanto al número de espermatozoides como a su movilidad.

En caso de que en el estudio del semen se detecten anomalías, el análisis se repetirá a intervalos regulares pautados por el especialista.

También es típico solicitar un estudio del semen después de la realización de una vasectomía, para confirmar el éxito de la intervención quirúrgica; la prueba se repetirá hasta que en las muestras de semen no aparezca ningún espermatozoide.

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

En general, el volumen de semen recogido es de 1.5 - 5.5 mL por eyaculación. Una cantidad menor de semen sería indicativo de menor número de espermatozoides, lo que podría dificultar las posibilidades de fecundación y un posible embarazo. Una cantidad mayor de semen podría diluir la concentración de espermatozoides.

El semen suele ser espeso en el momento de la eyaculación y posteriormente se licúa, en unos 15 a 30 minutos. En caso de que no fuera así, se podría impedir el movimiento o desplazamiento de los espermatozoides.

La concentración de espermatozoides (también conocida como densidad espermática o recuento de espermatozoides) se mide en millones de espermatozoides por mililitro (mL) de semen. En general es mayor o igual a 20 millones por mL, alcanzando la cifra de 80 millones (o más) de espermatozoides en una eyaculación. Cuanto menor sea la cantidad de espermatozoides en una muestra, más fácil será que existan problemas de infertilidad. Después de una vasectomía no debería de existir ningún espermatozoide en la muestra de semen analizada.

La motilidad es el porcentaje de espermatozoides móviles presentes en una muestra, y se evalúa en función de la velocidad y de la dirección del desplazamiento de los espermatozoides. Una hora después de la eyaculación, debería de existir un mínimo de 50% de espermatozoides móviles desplazándose en línea recta y a buena velocidad. La velocidad de los espermatozoides se mide en una escala que va del cero (espermatozoides inmóviles) hasta 4, situándose la velocidad adecuada entre 3 y 4. Si menos de la mitad de los espermatozoides són móviles, se utiliza una tinción para identificar el porcentaje de espermatozoides muertos; es lo que se conoce como prueba de viabilidad.

El estudio de la morfología tiene en cuenta el tamaño, la forma y la apariencia de los espermatozoides y lo que se evalúa es si el 50% de los espermatozoides es normal en cuanto a tamaño, forma y longitud. A mayor número de espermatozoides anormales, menor es la probabilidad de fertilidad. Entre las formas anómalas se incluyen espermatozoides en los que falta la cabeza, el cuerpo o la cola así como formas inmaduras. Se considera que más del 14% de espermatozoides debería tener una cabeza normal. Si desea más información, acceda a este enlace.

El pH del semen debería oscilar entre 7.2 y 7.8, la concentración de fructosa entre 150 y 600 mg/dL y deberían de existir menos de 2000 leucocitos por mL. Un pH igual o superior a 8.0 puede ser indicativo de una infección, mientras que un pH menor a 7.0 sugiere una contaminación de la muestra con orina o bien una obstrucción en los conductos eyaculadores.

La aglutinación de los espermatozoides acontece cuando estos se agregan o enganchan entre ellos de una manera específica y consistente (cabeza con cabeza, cola con cola, etc.) y sugiere una causa inmunológica de la infertilidad. La aglutinación del esperma de manera inespecífica puede obedecer a infecciones bacterianas o a contaminación.

¿Cuáles son las causas de infertilidad masculina?

Algunas de las causas de infertilidad masculina incluyen: daño testicular por infecciones como paperas o parotiditis, por irradiación o quimioterapia, o por traumatismos o cirugía; obstrucción de los conductos que conducen el semen hacia el pene ocasionados por fibrosis quística o por cicatrices producidas por infecciones; varicocele (dilatación de los vasos sanguíneos con remanso de sangre a nivel del escroto que hace aumentar la temperatura de los testículos y que a su vez hace disminuir la producción de espermatozoides); síndrome de Klinefelter y cualquier trastorno que disminuya las concentraciones de las hormonas FSH y LH, como un tumor hipofisario. Por otra parte, también pueden hacer disminuir la producción de espermatozoides y la fertilidad las enfermedades crónicas, la obesidad, un mal estado de salud, ciertos fármacos y el consumo de drogas.

Seminograma
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Para obtener información acerca de los órganos reproductivos, en particular si su pareja tiene problemas para quedarse embarazada, o después de una vasectomía para determinar el éxito de la operación.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?