TAMBIÉN CONOCIDO COMO

GPT, SGPT, Transaminasa Glutamático-Pirúvico.

Se debe realizar un análisis de ALT junto con otras pruebas de evaluación hepática cuando tenemos sospecha de patología hepática, para seguimiento de alguna medicación o enfermedad ya diagnosticada o más comúnmente para la evaluación periódica de nuestra salud hepática en un análisis rutinario de salud.

¿Cuando hacerse el Análisis?

Cuando exista alguna sospecha de enfermedad hepática o por rutina de salud en cualquier examen de salud periódico a realizar.

¿QÚE ES?

La alanina aminotransferasa (ALT) es un enzima que se halla principalmente en las células del hígado y del riñón; también se encuentra en pequeñas cantidades en el corazón y en los músculos. En condiciones normales, la concentración de ALT en sangre es baja, pero cuando existe lesión hepática la ALT se libera al torrente circulatorio, incluso antes de que aparezcan signos evidentes de lesión hepática, como ictericia. La ALT es muy útil para detectar enfermedad hepática.

El hígado es un órgano vital situado en la parte superior derecha del abdomen que está implicado en múltiples e importantes funciones del organismo. El hígado ayuda a procesar los nutrientes, produce la bilis para poder digerir las grasas, produce muchas proteínas como los factores de la coagulación, además de degradar sustancias potencialmente tóxicas hacia sustancias menos dañinas que el organismo acabará utilizando o excretando.

La determinación de ALT en sangre se utiliza para detectar lesión hepática.

Las dos pruebas consideradas como más importantes en la detección de daño hepático son la ALT y la AST, siendo la primera más específica que la segunda. A veces, se calcula una cociente entre AST y ALT (AST/ALT) que puede ser de ayuda para distinguir entre distintas causas de lesión hepática y saber si puede existir daño muscular o cardíaco.

En la evaluación de las causas posibles de una lesión hepática los valores de ALT se suelen comparar con los de otras pruebas como la fosfatasa alcalina, la bilirrubina y las proteínas totales.

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

La ALT se solicita juntamente con otras pruebas para evaluar a una persona con signos y síntomas de lesión hepática. Algunos de estos signos y síntomas incluyen:

  • Debilidad, fatiga
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas, vómitos
  • Dolor e hinchazón abdominal
  • Ictericia
  • Oscurecimiento de la orina, heces descoloridas
  • Picor (prurito)

Puede solicitarse la determinación de ALT de manera aislada o juntamente con otras pruebas en las siguientes situaciones:

  • Exposiciones a virus de la hepatitis
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Monitorización de algún tipo de medicación que puede dañar al hígado
  • Personas con sobrepeso y/o diabéticas

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

El rango normal suele ser :

Hombres: 10 a 40 UI/L

Mujeres: 7 a 35 UI/L

El rango podría tener variabilidad en diferentes laboratorios debido a la técnica empleada, así se deberá tener en cuenta siempre los valores de referencia del laboratorio en el que se realice.

En condiciones normales, los niveles de ALT en sangre son bajos.Por lo tanto concentraciones de ALT muy elevadas (más de 10 veces el límite superior del intervalo de referencia) suelen deberse a hepatitis agudas, a menudo a causa de un infección vírica. En las hepatitis agudas la ALT se mantiene elevada durante uno o dos meses y puede tardar entre 3 y 6 meses en normalizarse. Los niveles de ALT también pueden estar elevados de manera importante (hasta 100 veces) debido a la toma de ciertos medicamentos o por el efecto de sustancias tóxicas para el hígado, así como por una disminución de flujo sanguíneo (isquemia) hepático.

En la mayor parte de enfermedades hepáticas los niveles de ALT son superiores a los de AST, de manera que el cociente AST/ALT estará disminuido (inferior a 1). Sin embargo, existen algunas excepciones, como la hepatitis alcohólica, la cirrosis y las lesiones musculares o cardíacas; en estos casos el cociente AST/ALT puede ser mayor a 1.

¿En qué otras enfermedades se puede elevar la ALT?

En otras patologías como el infarto de miocardio ,en el hipotiroidismo, en la pancreatitis aguda y de forma más común en la realización de un ejercicio físico de alta intensidad ya que no olvidemos que parte de este se encuentra en músculo.

¿Qué otras pruebas puedo utilizar para evaluar la causa de la enfermedad hepática?

Para ver cual es la causa de la elevación de la ALT podemos valorar entre otras pruebas:

Pruebas de la hepatitis A, B y C

Pruebas para detectar exposición a fármacos o sustancias tóxicas para el hígado

Etanol

Cobre y ceruloplasmina si se sospecha enfermedad de Wilson

Hierro, pruebas relacionadas con el metabolismo del hierro y ciertas pruebas genéticas para la hemocromatosis hereditaria

Alanina Aminotransferasa (ALT/SGPT)
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Se debe realizar un análisis de ALT junto con otras pruebas de evaluación hepática cuando tenemos sospecha de patología hepática, para seguimiento de alguna medicación o enfermedad ya diagnosticada o más comúnmente para la evaluación periódica de nuestra salud hepática en un análisis rutinario de salud.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?