TAMBIÉN CONOCIDO COMO

AFP, AFP total, AFP-L3%

Para el cribado y el seguimiento de ciertos cánceres de hígado, testículos u ovarios.

¿Cuando hacerse el Análisis?

El médico puede solicitar la determinación de alfa-fetoproteína (AFP) en las siguientes situaciones:

Sospecha de cáncer de hígado u otros cánceres malignos como cáncer testicular o cáncer de ovario; puede por ejemplo sospecharse cáncer si se palpan masas abdominales o si las pruebas de imagen dan resultados compatibles con tumores.

  • Evaluación de la eficacia del tratamiento en personas con cáncer de hígado, de testículo u ovario
  • Monitorización de una posible recurrencia del cáncer
  • Seguimiento de personas con hepatitis crónica o cirrosis hepática.

A veces se puede solicitar la AFP-L3% para evaluar el riesgo de desarrollar carcinoma hepatocelular cuando existe una enfermedad hepática crónica previa, o para verificar la eficacia del tratamiento o posibles recurrencias de un carcinoma hepatocelular.

¿QÚE ES?

La alfa-fetoproteína (AFP) es una proteína sintetizada principalmente por el hígado del feto en desarrollo y por el saco vitelino. Las concentraciones de AFP son altas en el recién nacido aunque disminuyen rápidamente. Las lesiones hepáticas y ciertos tumores pueden ocasionar aumentos significativos de las concentraciones de AFP. Esta prueba mide la alfa-fetoproteína (AFP) en sangre.

Esta proteína se produce siempre que tiene lugar una regeneración de células hepáticas. En enfermedades crónicas del hígado, como la hepatitis y la cirrosis, la AFP puede estar elevada de manera permanente. Por otra parte, es posible que ciertos tumores produzcan grandes cantidades de AFP. Esta característica convierte a la AFP en un buen marcador tumoral. En muchos casos de carcinoma hepatocelular y de hepatoblastoma (un tipo de cáncer de hígado en niños) se detectan concentraciones elevadas de AFP; también en personas con cáncer testicular o cáncer de ovario.

Existen distintas variantes de la AFP. La prueba estándar para la AFP es la que detecta AFP total, es decir, mide todas las posibles variantes de la AFP. Esta es la prueba más comúnmente empleada.

Una de las variantes de AFP se conoce como L3, debido a su capacidad para unirse (en el laboratorio) a una proteína específica, la aglutinina de Lens culinaris. La prueba AFP-L3% permite

comparar la cantidad de AFP-L3 en relación a la AFP total. Un aumento del porcentaje de L3 se asocia a aumento del riesgo de desarrollar carcinoma hepatocelular y se asocia a peor pronóstico; los tumores asociados a L3 suelen ser más agresivos.

La AFP-L3 suele ser superior en carcinoma hepatocelular que en enfermedades hepáticas benignas, y esto es especialmente cierto si los niveles de AFP total son bajos.

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

El médico puede solicitar la determinación de alfa-fetoproteína (AFP) en las siguientes situaciones:

  • Sospecha de cáncer de hígado u otros cánceres malignos como cáncer testicular o cáncer de ovario; puede por ejemplo sospecharse cáncer si se palpan masas abdominales o si las pruebas de imagen dan resultados compatibles con tumores
  • Evaluación de la eficacia del tratamiento en personas con cáncer de hígado, de testículo u ovario
  • Monitorización de una posible recurrencia del cáncer
  • Seguimiento de personas con hepatitis crónica o cirrosis hepática

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

Los valores normales en hombres o en las mujeres que no estén embarazadas generalmente son de menos de 40 mg/L.

Los rangos de los valores normales pueden variar ligeramente entre diferentes laboratorios

Concentraciones elevadas de alfa-fetoproteína (AFP) pueden significar presencia de cáncer, principalmente cáncer de hígado, cáncer de ovario y cáncer de células germinales del testículo. Sin embargo, no todos los tumores de hígado, de ovario o de testículos producen cantidades significativas de AFP.

También se observan concentraciones elevadas de AFP en otros cánceres (estómago, colon, pulmón, mama, linfoma), aunque raramente se solicita en estos casos. Otros trastornos como una cirrosis hepática o una hepatitis pueden ocasionar aumentos de los niveles de AFP.

Cuando la AFP se utiliza con finalidades de monitorización o seguimiento, la disminución de sus niveles indica una respuesta al tratamiento. Si las concentraciones después del tratamiento del cáncer no disminuyen de manera significativa (normalmente hasta niveles normales o próximos a la normalidad), puede pensarse que no se ha conseguido eliminar todas las células cancerosas.

Si las concentraciones de AFP empiezan a aumentar, es probable que se esté ante una recurrencia del cáncer. No obstante, al interpretar los resultados del análisis, debe tenerse en cuenta que la AFP puede aumentar a consecuencia de hepatitis o de cirrosis. Si los niveles de AFP no estaban elevados antes del tratamiento del cáncer, la prueba generalmente no reviste interés alguno para monitorizar la eficacia del tratamiento o una recurrencia del cáncer.

En personas con enfermedad hepática crónica, el hecho de que las concentraciones de AFP vayan aumentando a lo largo del tiempo supone un mayor riesgo de desarrollar un cáncer de hígado. Si están aumentadas las concentraciones tanto de AFP total como de AFP-L3%, el riesgo de tener o de desarrollar al cabo de uno o dos años un carcinoma hepatocelular es elevado. Sin embargo también se han descrito fluctuaciones y elevaciones de los niveles de AFP total y de AFP-L3% en personas con hepatitis crónica o con cirrosis. En estos casos, un incremento marcado de la concentración de AFP reviste mayor relevancia que el valor numérico del resultado obtenido por sí solo.

No todas las personas con concentraciones elevadas de alfa-fetoproteína (AFP) y de AFP-L3% tienen cáncer o desarrollarán cáncer. No se trata de pruebas diagnósticas, sino que se trata de indicadores. Deben utilizarse junto con la historia clínica, una correcta exploración física, con pruebas de imagen y una evaluación histopatológica (biopsia).

¿Son necesarias otras pruebas cuando la alfa-fetoproteína (AFP) es normal?

Si se padece una infección hepática crónica o una lesión hepática crónica, una concentración elevada de AFP puede ser simplemente debida a la propia lesión. Si la AFP se eleva de forma súbita, o se encuentra muy elevada, el médico probablemente solicitará otras pruebas, como una ecografía, un TAC (tomografía axial computarizada), una RMN (resonancia magnética nuclear) o una biopsia. Estas pruebas generalmente permiten detectar el cáncer.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el carcinoma hepatocelular?

Este cáncer suele afectar a personas con cirrosis hepática. La causa de la cirrosis suele ser una infección por uno o dos virus: virus de la hepatitis B y virus de la hepatitis C. El alcoholismo también aumenta el riesgo de desarrollar cirrosis. Algunas enfermedades hereditarias, especialmente una alteración conocida como hemocromatosis, también pueden causar cirrosis y con el tiempo, carcinoma hepatocelular. Sucede lo mismo en casos de esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés), que consiste en el depósito de grasa en el hígado, combinado con la existencia de inflamación y lesión hepática.

Alfa Fetoproteína (AFP), Oncología
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Para el cribado y el seguimiento de ciertos cánceres de hígado, testículos u ovarios.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?