TAMBIÉN CONOCIDO COMO

Anticuerpos anticardiolipina. Cardiolipinas.

Para estudiar la causa de una formación inadecuada del coágulo sanguíneo; para intentar determinar la causa de abortos recurrentes; para evaluar un tiempo de tromboplastina parcial (TTP) prolongado; como parte de la evaluación del síndrome antifosfolípidos; a veces para evaluar o contribuir al diagnóstico de un trastorno autoinmune.

¿Cuando hacerse el Análisis?

Si se tiene un tiempo de tromboplastina parcial (TTP) prolongado; si se ha padecido episodios recurrentes de formación de coágulos sanguíneos de causa inexplicable; si se han presentado abortos recurrentes, especialmente durante el segundo y tercer trimestre del embarazo.

¿QÚE ES?

Los anticuerpos antifosfolípidos son proteínas que produce el sistema inmune y que se dirigen de manera anómala contra el propio organismo, como parte de una respuesta autoinmune frente a fosfolípidos. Esta prueba detecta estos autoanticuerpos con capacidad de unión a fosfolípidos, que aumentan el riesgo de formar coágulos en exceso, por un mecanismo no totalmente conocido.

Se incluyen varias pruebas entre las que se incluyen:

  • Anticuerpos anticardiolipina
  • Anticoagulante lúpico
  • Anticuerpos beta2 glicoproteína I
  • Anticuerpos antifosfatidilserina

Los fosfolípidos forman parte del organismo. Son moléculas lipídicas que se hallan en la parte más externa de las membranas de las células y de las plaquetas, y juegan un papel crucial en el proceso de la coagulación de la sangre. Cuando se producen anticuerpos antifosfolípidos, estos interfieren con el proceso normal de la coagulación. Estos anticuerpos aumentan el riesgo de formar de manera inapropiada y recurrente coágulos sanguíneos (trombos) tanto en arterias como en venas, pudiendo ocasionar un infarto agudo de miocardio o un accidente vascular cerebral. Los anticuerpos antifosfolípidos se asocian también a trombocitopenia y a mayor riesgo de presentar abortos de repetición o recurrentes (especialmente durante los trimestres segundo y tercero del embarazo), partos prematuros y pre-eclampsia.

Es frecuente la existencia de algunos tipos de anticuerpos antifosfolípidos en trastornos de tipo autoinmune como el lupus eritematoso sistémico (LES). También pueden detectarse en la infección por el VIH, en algunos cánceres, en ancianos, y de manera transitoria en otros tipos de infecciones y en el curso de ciertos tratamientos (fenotiacinas y procainamida).

El síndrome antifosfolipídico, también conocido como síndrome de Hughes, consiste en un conjunto de signos y síntomas entre los cuales se cuentan la formación de trombos, abortos, trombocitopenia y presencia de uno o más anticuerpos antifosfolípidos. Este síndrome puede ser primario (no existe trastorno autoinmune asociado) o secundario, coexistente con un trastorno autoinmune ya diagnosticado.

Los anticuerpos antifosfolípidos más comunes son los anticuerpos anticardiolipina y el anticoagulante lúpico. Otros no tan frecuentemente empleados son el anticuerpo anti-beta2 glicoproteína I y el anticuerpo antifosfatidilserina.

Entre las pruebas que evalúan el anticoagulante lúpico se incluye la prueba RVVT (del inglés, Russell viper venom time) y la prueba de neutralización de lípidos (hexagonal); también puede emplearse la prueba de neutralización de plaquetas aunque actualmente está cayendo en desuso.

¿CUÁNDO DE SOLICITA?

Los anticuerpos antifosfolípidos suelen solicitarse cuando una persona presenta manifestaciones clínicas sugestivas de un episodio trombótico, como dolor e hinchazón en extremidades, dificultad respiratoria y dolores de cabeza. También se solicita cuando una mujer presenta abortos recurrentes o de repetición y/o cuando se detecta un tiempo de tromboplastina parcial (TTP) prolongado.

Si una de las pruebas es positiva, suele repetirse al cabo de unas semanas para determinar si los anticuerpos detectados son de carácter transitorio o permanente. Los anticuerpos antifosfolípidos también se determinan ante signos y síntomas sugestivos de un síndrome antifosfolipídico.

En individuos con trastornos autoinmunes y con resultados negativos frente a este tipo de anticuerpos, se suele solicitar nuevamente el estudio de uno o varios de estos anticuerpos para detectar si se ha desarrollado su producción posteriormente.

¿QUÉ SIGNIFICA EL RESULTADO DE LA PRUEBA?

La interpretación de los resultados de las pruebas de anticuerpos antifosfolípidos debe ser minuciosa. Un resultado negativo tan sólo significa que el anticuerpo en cuestión no estaba presente en el momento de la realización del análisis. En el curso de algunas infecciones, ante la toma de ciertos medicamentos o sencillamente en personas de edad avanzada, el resultado de uno o varios de estos anticuerpos puede resultar transitoriamente y moderadamente positivo. Estas concentraciones no suelen considerarse significativas auque deben interpretarse en el contexto clínico de cada individuo.

A veces, pueden detectarse una o varias clases de anticuerpos antifosfolípidos concreto. Por ejemplo, se puede dar el caso de presentar cantidades significativas de anticuerpos anticardiolipina de tipo IgG e IgM, o bien tener tan sólo anticuerpos de tipo IgA (menos frecuentes). Si se detectan anticuerpos antifosfolípidos de algún u otro tipo, que además permanecen positivos tras 8 - 10 semanas, es probable que los anticuerpos ya sean de carácter permanente.

Resultados positivos de anticoagulante lúpico, recomprobados en una prueba posterior, indican que el individuo será positivo para el anticoagulante lúpico. Las personas con uno o varios anticuerpos antifosfolípidos y las diagnosticadas de un síndrome antifosfolipídico presentan un mayor riesgo de desarrollar episodios trombóticos recurrentes, abortos recurrentes y trombocitopenia.

Los resultados de las pruebas no permiten sin embargo predecir el riesgo individual de complicaciones ni el tipo, ni su gravedad. Es posible que algunas personas presenten problemas recurrentes mientras que otras no presentarán jamás sintomatología alguna. Este podría ser el caso de un individuo asintomático con anticuerpos antifosfolípidos positivos a consecuencia de haber hallado un tiempo de tromboplastina parcial (TTP) prolongado (esta última prueba solicitada por otro motivo, como por ejemplo una intervención quirúrgica), o de un individuo de edad avanzada asintomático que desarrolla anticuerpos antifosfolípidos.

En personas con trastornos inflamatorios, infecciosos, con cáncer o con enfermedades autoinmunes los anticuerpos antifosfolípidos pueden ser transitoriamente positivos.

¿Qué se puede hacer para prevenir la aparición de anticuerpos antifosfolípidos o liberarse de ellos una vez ya se han desarrollado?

El proceso que desencadena su producción no se conoce totalmente. Existe algunos factores de riesgo controlables como fumar y ser obeso, que a la vez aumentan el riesgo de desarrollar coágulos. Si se combate estos factores de riesgo se está contribuyendo a la disminución del riesgo de desarrollar trombos aunque no se impide la formación de los anticuerpos antifosfolípidos.

¿Cuándo se tiene un tipo de anticuerpo antifosfolípido, se acaba por producir con el tiempo también los otros?

Es posible, aunque no se puede predecir si sucederá ni cuando. El desarrollo de los anticuerpos antifosfolípidos así como de los síntomas y complicaciones depende de cada individuo.

¿En qué consiste el anticoagulante lúpico?

El anticoagulante lúpico es un tipo de anticueroo antifosfolípido que interfiere en el proceso de la coagulación cuando se evalúa en un tubo de ensayo, pero que en el organismo se asocia a una excesiva coagulación (trombosis arterial o venosa). Entre las pruebas empleadas para detectar el anticoagulante lúpico se incluyen la RVVT (del inglés, Russell viper venom time) y la prueba de neutralización de lípidos (hexagonal).

¿Se debe realizar la prueba de los anticuerpos antifosfolípidos a toda la población?

No es necesario el cribado general. El estudio solo se realiza si existen manifestacione clínicas asociadas o a consecuencia de algún otro tipo de prueba. A la mayor parte de personas nunca se les realizará esta prueba.

Cardiolipina anticuerpo (ACA), IgG
Si ayuno

¿POR QUÉ HACERSE EL ANÁLISIS?

Para estudiar la causa de una formación inadecuada del coágulo sanguíneo; para intentar determinar la causa de abortos recurrentes; para evaluar un tiempo de tromboplastina parcial (TTP) prolongado; como parte de la evaluación del síndrome antifosfolípidos; a veces para evaluar o contribuir al diagnóstico de un trastorno autoinmune.

¿Estas buscando otra prueba?

Si ya tienes claro que tipo de pruebas te han pedido, sólo tienes que buscar en nuestro listado de pruebas, donde te indicamos la prueba y su precio para que lo tengas todo claro desde el principio. Si no la encuentras contacta con nosotros, seguro que la tenemos.

LISTADO

¿Como realizo mi pedido?

Elige tu prueba

Elige la prueba

Sólo tienes que elegir cualquier tipo de panel o escogerte las pruebas que necesites para tu análisis y seguir la compra en el carrito.

Registrate en la web

Registrate en la web

Rellena el formulario con tus datos para que tengas la plataforma donde podrás consultar todas tus analíticas.

Consulta tus resultados

Consulta tus resultados

Desde tu área de cliente podrás consultar todos tus análisis y seguir así tu historial.

¿Quieres que te llamemos?